ponle_menta

12 04 2014

Me llevé el ordenador a León con Windows Vista, con el suyo de casa, de cuando lo compré. Era una Home Premium y no me puedo quejar, ha durado un par de años.

Antes, desde aquel Ubuntu 4.10, Warty Warthog, que empecé a usar en el 2004, me he dejado seducir por las posteriores versiones de la distribución Ubuntu, hasta la 7.04, Feisty Fawn, que me animó por sí sola a regresar a Windows. Creo recordar haber probado Ubuntu 9.10, Karmic Koala, y 10.04, Lucid Lynx, aunque no estoy seguro del todo de haberlas trasteado, no lo recuerdo bien.

Ahora estoy en Mallorca y encontrarme ayer con este panorama, a pesar de tener antivirus y todas las pamplinas estas que no sé seguro si hay que tener o es peor tenerlas para limpiar registros, quitar rootkits, malware y mil historias , no sé ni qué son ni qué hacen, ha sido determinante. Cuando terminó había 304 amenazas. Tampoco sé si son de verdad o no, pero sí es cierto que ayer se desconfiguró el menú de inicio y no puedo modificarlo, tampoco puedo gestionar los programas predeterminados, no hay opciones en el menú contextual de botón derecho de ratón, en fin…

Lo que menos me apetece es lo que estoy haciendo ahora: copiando de todos los archivos que me interesa llevarme. Es muy lento y tedioso, primero seleccionarlos y aprovechar para limpiar, que muchos no hacen falta, y después que se copien en los discos duros…

Después he echado un vistazo a las aplicaciones que uso ahora con Windows y sus gemelas en Linux.

Y lo mejor viene ahora… la diferencia es que ya no segiré con Ubuntu. Viniendo de quien viene la recomendación, voy a probar Linux Mint Debian Edition. Estoy inquieto y todo. Recuerdo cómo funcionaba todo con Ubuntu, suave, sin problemas, bonito, y me impaciento.

El usuario corriente no cambia de Windows a Linux por sí mismo y de forma voluntaria porque está acostumbrado a su Windows, que es mejor; al contrario, cambia de Windows XP a Windows 7 por cojones porque no le queda otra. Y no tienen nada que ver uno con otro. Además invierte tiempo y esfuerzo en encontrar versiones piratas del software al que está acostumbrado como es el Office o un editor gráfico, por ejemplo un Photoshop, en vez de aprender a usar el software libre que hay disponible.

En mi trabajo están haciendo precisamente esas migraciones de Windows XP a Windows 7 en los ordenadores y bueno, resulta curioso como todos lo aceptamos. Es lo que hay y nos toca familiarizarnos con el nuevo entorno. Para mi gusto tenemos suerte porque Windows 8 tiene lo suyo y ese Menú de Inicio que incorpora… que delicia solo pensarlo…

A pesar de todo esto creo que si le propones a un usuario que cambie de Windows a alguna distribución Linux… en fin… para qué hablar.

Desde aquí, si alguien está en la duda, yo le animo a que pruebe. Que se prepare su juego de discos de recuperación, sus Recovery Discs, para poder regresar a su Windows sin ningún problema si acaso no le gusta lo que ve, y a ver qué





jardines_calatravos

25 03 2014

Data del siglo XV aunque algunas de sus obras, como la cubierta del vestíbulo, de estilo mudéjar, se dice que es del siglo XII. La casa aledaña se construyó en el siglo XVII y la impresionante fachada barroca es del siglo XVIII. Las puertas que dan acceso al recinto pertenecían al antiguo Palacio de la Inquisición que hasta 1823 ocupaba una buena parte de la Plaza Mayor de Palma. Y así, entre esa mezcolanza de estilos e historias nos adentramos en un pequeño viaje para los sentidos.

Los jardines, del siglo XIX, dan nombre a este lugar, los Jardines de Alfabia. Modernos y de estilo paisajístico, rodeados de palmeras y bambúes, son la antesala a una propiedad que ha pertenecido a la familia de Rosellón y Cerdaña, a los moriscos Ben-Abet, a los Bennàser, los Berga, Villalonga, Santacília y Burgues Zaforteza.
Estos jardines, como decía, son modernos, y nada tienen que ver con la sucesión de huertos, o la gran pérgola de 72 columnas que cubre la escalinata entre estos. El aljibe es digno de mención, y la claridad de sus aguas… y no me olvido del bar, sí. Hay una pequeña terraza que convierte un café en una auténtica delicia para disfrutar de la visita.

Quizás haya más familias, no he indagado tanto. Y cada una de ellas, en su momento, aporta a la posesión algo que perdura en el tiempo y que hoy los identifica.

Y así es como encontramos escudos de armas de varias de ellas, inscripciones de otra, libros, pinturas, retratos… todo forma parte de un archivo histórico fabuloso cuyo contenedor es otro más valioso aún, la casa de Alfabia. La biblioteca, por ejemplo, cuenta con más de 1200 libros que constituyen un fondo bibliográfico más que interesante en el que, yo desconozco su valor, se destaca la Historia de Jaime I, de Bernardino Gómez, de 1584.

En la sala principal llama la atención el gran cuadro de Pedro de Santacília y Pax, caballero de la orden Calatrava pero sobretodo, y esto sí me ha llamado la atención, importante adalid de los Canamunt. Y esto ya es harina de otro costal… en otra ocasión os contaré sobre los Canamunts y los Canavalls e incluso sobre los Torrelles y los Puigdorfiles y toda la bandolería mallorquina de antes del siglo XVII, porque hay mucho que contar.

En fin, sigo… la silla del rey moro o la habitación de Isabel II también llaman la atención. La silla del rey moro, que no es de ningún moro, es sencillamente una obra de arte. Se trata de una silla tallada en Flandes en el siglo XIV de traza gótica en la que se ven unas figuras representadas. En la parte trasera aparecen Calisto y Melibea reunidos en el huerto. También se ve que el Rey los espía subido en el arbol y es el reflejo de éste en la fuente lo que alerta a Calisto de su presencia. Esto es lo que hay inscrito en una plaquita junto a la silla a modo de información. Yo he revisado por encima La Celestina de Fernando de Rojas y no veo la figura de un Rey espiando a Melibea por ningún lado… a lo sumo podría pensar en Patronio, el padre de ella, pero no lo veo claro. En fin, quizás no sea relevante. Por otro lado, la habitación, que recibe el nombre de Isabel II porque ésta pernoctó en ella en un viaje a la isla, es la única dependencia de la propiedad que disponía de aseo y bañera, que se mandaron  instalar para la ocasión. Además, llama mucho la atención, la puerta de la habitación que es una obra de arte del rococó francés del siglo… XVIII.

Una almazara, cuadras y establos están también abiertos al visitante. Una capilla y una pequeña sala de reunión… en fin, a día de hoy ha sido la visita más inquietante de las que hemos hecho por la isla.

Hay más información en http://www.mallorcaquality.com/alfabia/





literanta_y_libros_por_leer

25 03 2014

Hace unos días fuímos a Literanta a tomar un cafetillo. Literanta es una librería y cafetería de Palma de Mallorca, como La biblioteca de Babel supongo aunque prefiero la primera.

La cuestión es que dando vueltas por allí, por entre los libros, encontré uno que me llamó la atención, El fin de los escribas. Y como suelo hacer, leí la parte trasera para ver de qué iba:

 La fecha del fin del mundo está cada vez más cerca. La población, resignada, teme ver cumplida la antigua profecía de los escribas de la abadía de Vectis. Algunos, sin embargo, aún conservan la esperanza. ¿Es posible alterar el curso del destino? Glenn Cooper, el autor que revolucionó el género del thriller histórico con La biblioteca de los muertos y El libro de las almas, nos brinda ahora un espléndido y perturbador desenlace. El fin de los escribas es el broche de oro a una trilogía que ha fascinado a millones de lectores en todo el mundo.

Resulta que hace años mi hermana Almudena me había regalado La biblioteca de los muertos, lo tengo aquí en Palma, lo traje entre otros más libros, de Murcia. Y no sabía que era el primero de una trilogía ni mucho menos. Pues así es como unas páginas un día, otras más a la noche siguiente y más aún después, a otra mañana, he ido arrancando otra vez en un intento por recuperar algunos hábitos que daba por perdidos, en este caso, el de leer.

Indagando un poquito sobre Glenn Cooper y esta trilogía, pues he encontrado que parece que son cuatro libros los que componen esta trilogía…

La biblioteca de los muertos, el primero de ellos. Os dejo aquí sus sinopsis.

 Bretaña, siglo VII. En la abadía de Vectis crece Octavus, un niño al que le auguran poderes diabólicos. Octavus no tarda en empezar a escribir una lista de nombres y fechas sin ningún sentido aparente. Pero poco después, cuando una muerte en la abadía coincide con un nombre y una fecha de la lista, el miedo se apodera de los monjes. Nueva York, en la actualidad. Un asesino en serie tiene atemorizada a toda la ciudad. Poco antes de morir, las víctimas reciben una postal con la fecha de su muerte escrita. ¿Quién está detrás de estas muertes? Un secreto escalofriante, oculto desde hace siglos, está a punto de ser revelado. Un thriller soberbio dotado de una intriga estremecedora que ya ha conquistado a más de un millón de lectores en todo el mundo.

El libro de las almas, el segundo de la trilogía.

 El destino de la humanidad está escrito, pero solo algunos lo saben. Un ex agente del FBI, que participó en uno de los descubrimiento más sorprendentes de la humanidad, el hallazgo de una biblioteca medieval con un legado de vida y muerte, debe ahora encontrar un libro perdido: un ejemplar de la biblioteca que contiene las claves del inquietante futuro que nos aguarda.

La hora de la verdad, un cuarto libro que cronológicamente se sitúa entre el segundo y el tercero de la trilogía.

 Miami, 2020. Will Piper, ex agente del FBI, al fin disfruta de la tranquilidad que tanto le ha costado alcanzar desde que se cruzó en su vida el misterio de la biblioteca de los muertos y reveló a una atónita humanidad la fecha del fin del mundo que los escribas de la abadía de Vectis habían predicho.
Pero ese ansiado retiro no va a durar mucho: el secuestro del hijo de un senador de Estados Unidos tiene a la opinión pública conmocionada, sobre todo porque el senador Killian podría convertirse en el presidente que lleve al país al temido «fin de los días».
El principal sospechoso es Cameron MacDonald, responsable de la seguridad del político y antiguo compañero de Piper. Y, por esa amistad, para demostrar la inocencia de su amigo, Will está dispuesto a desafiar todas las normas. Incluso las que impone el Área 51 sobre la información secreta que se halla en los libros de los malogrados escribas.

Y El fin de los escribas, el tercer y último libro que da fin a la trilogía. Vuelvo a ponerla:

 La fecha del fin del mundo está cada vez más cerca. La población, resignada, teme ver cumplida la antigua profecía de los escribas de la abadía de Vectis. Algunos, sin embargo, aún conservan la esperanza. ¿Es posible alterar el curso del destino? Glenn Cooper, el autor que revolucionó el género del thriller histórico con La biblioteca de los muertos y El libro de las almas, nos brinda ahora un espléndido y perturbador desenlace. El fin de los escribas es el broche de oro a una trilogía que ha fascinado a millones de lectores en todo el mundo.

En fin, así es como he regresado a la lectura. Tenía plena confianza en Fall of Giants, de Ken Follet, pero no lo consiguió, ni atraparme el libro ni leerlo yo, así que aún está por aquí esperando a que llegue su turno. Supongo que es cuestión de encontrar el momento adecuado.





bellver_y_las_avenidas

16 03 2014

Esta mañana hemos subido al Castillo de Bellver, ya sabéis, el castillo de planta circular que hay en Palma de Mallorca. Si no todos, casi todos hemos oído hablar de él.

Bueno, para ir entrando en el tema, he leído y así cuentan, es de principios del siglo XIV y se trataba de la residencia real del Rey Jaime II, después del Rey sancho y más tarde del Rey Jaime III. Vinieron más después creo. Más tarde se convirtió en fortificación y sufrió algunas modificaciones para alojar la artillería. Se puede pasear por prácticamente todo el castillo. En su interior alberga el Museo de Historia de la Ciudad de Palma y aquí es donde aparecen las Avenidas.

No sé si conocéis las Avenidas, o Avingudes, de la ciudad de Palma. Se trata de una gran avenida que rodea la ciudad cuyo trazado es un tanto peculiar. Su nombre, Avenidas, se debe a que cada tramo de este trazado tiene nombres de Avenidas diferentes.

 De este a oeste son: Avenida de Gabriel Alomar i Villalonga, Avenida de Alexandre Roselló, Avenida de Juan March, Avenida Conde de Sallent, Vía Alemania y la Avenida de Portugal.

Ni que decir queda que circular por ellas en coche, no quiero pensar en ir en bici, es una proeza… yo necesito estar concentrado exclusivamente en tomar cada curva, en no rozar a los vecinos, cuidarme del carril VAP y de los autobuses, taxis y turistas en coches de GoldCar… así que una tarde, circulando por ellas pensé que sin duda quien diseñó semejante trazado,  ahora sé que fue Don Bernardo Calvet, tortuoso por llamarlo así, no merecería más que ir a la carcel por ser un alto riesgo para la perpetuidad de nuestra especie si creyó que se podría circular de forma segura por ellas.

Pues bien, resulta que fueron los árabes quienes entre los siglos X y XIII, levantaron sus murallas siguiendo un trazado que sirvió de inspiración a nuestro ingeniero Calvet. Posteriormente las murallas se rediseñaron en los siglos XVII y XIX y sus trazados casi se correspondían con el actual trazado de las Avenidas. A partir de 1902 se comenzaron a derribar las murallas tras el decreto del Rey Alfonso XIII que lo consentía con el fin de favorecer la expansión de la ciudad dado el crecimiento urbanístico inminente.

Este proyecto urbanístico de Calvet tenía algunos fallos, entre ellos el no delimitar la altura máxima de los edificios según la anchura de las calles. Únicamente establecía la altura mínima que debían tener de forma que rápidamente aparecieron edificios altos que originaron calles oscuras en el ensanche de la ciudad, todo lo que rodea las Avenidas. Y fue el arquitecto Gabriel Alomar el que sucedió a Calvet en 1941 con un plan urbanístico que dió lugar a la actual ciudad de Palma de Mallorca, no sé si mejor o peor.

Así pues, os recomendamos que visitéis el Castillo de Bellver, de la Bella Vista, porque sí es cierto que desde ahí se ven el mar, la sierra, el puerto, la ciudad, el bosque… en fin, ideal para una bonita residencia.





dona_sang

16 03 2014

Hace muchos años, aún era yo chico, me decidí por razones personales a donar sangre en cuanto legalmente pudiera. Así, en cuanto cumplí los 18 años me hice donante en Murcia. Y allí que iba cada tres meses, al Centro Regional de Hemodonantes de Murcia, a donar un poquito. Soy 0- así que nunca viene mal.

donasang

Con el paso del tiempo fui abandonando ese hábito que ahora retomo de nuevo, ahora en Palma de Mallorca. Las razones siguen siendo las mismas, y lo seguirán siendo mientras viva y pueda, y lo que lamento es haber dejado de hacerlo durante tanto tiempo.

Hay varios puntos tanto fijos como itinerantes a los que se puede ir en fechas distintas. Lo que no hay son excusas, así que mañana a Plaza de España.





pueblos_de_España

2 03 2014

Esta mañana hemos empezado la pequeña ruta que pretendo hacer por algunos lugares de Mallorca. Seguro que acabaré añadiendo más, muchos más, y espero de verdad poder disfrutarlos todos, así que poquito a poco os iré contando.

De momento el pistoletazo de salida lo hemos dado con el Pueblo Español de Palma de Mallorca (Esta es la web oficial pero parece que no funciona). Se construyó en 1967 y resulta ser un monumento a las ciudades más destacadas y a los elementos más representativos de ellas. Entrar en el museo es como viajar en el tiempo y en el espacio a la vez.

Por supuesto hubo tiempos mejores en los que todas las cafeterías y restaurantes estaban abiertos ofreciendo su variada oferta gastronómica a los visitantes, en los que tiendas de regalos y artesanía ocupaban los edificios, tiempos en los que explorando sus rincones encontrabas talleres de pintores, escultores y otros artistas o en los que soltaban vaquillas en la Plaza Mayor… esos tiempos pasaron y la crisis dejó otros en los que no queda nada de eso salvo una tienda de perlas y una cafetería en esta Plaza Mayor. Ya no hay artistas ni tiendas… parece una ciudad fantasma cuya única misión es preservarse para conservar esa fotografía pintoresca de la mezcolanza de estilos y clases que ha habido en España.

En verdad la visita ha sido muy agradable y la sensación esa de viajar en un momento desde la Alhambra de Granada hasta la Plaza de Santa María de Burgos es cuando menos graciosa.

Eso sí, tened en cuenta que en algunas webs como esta con información turística sobre Mallorca, donde dicen cosas del estilo:

Aquí podrás disfrutar de las demostraciones de costumbres populares de distintos pueblos de España, y de demostraciones de artesanía y gastronomía regional. Podrás ver monumentos típicos, bares y restaurantes de cada región…

Debéis quedaros sólo con el podrás ver monumentos típicos.

No sabía que había otro Pueblo Español, o Poble Espanyol, en Barcelona, más antiguo, de 1929, que seguro merece la pena visitar. Y ya, puestos a curiosear, pues resulta que en Lisboa hay otro pueblecito que va un poco más allá porque además de tratarse de una réplica está hecho en miniatura. Es el Portugal dos Pequenitos.





islotes_de_altura

22 02 2014

¿Recordáis el libro de estatuas del que os hablé hace poco?

Bueno, acabo de pasar de las estatuas de 40 metros. La más alta tiene 128 metros de altura y yo empecé mi libro con las de 29… aún quedan bastantes pero resulta que cada vez es más fascinante. Hay muchas de las que me cuesta encontrar información pero aún así, lo poco o mucho que encuentre no deja de sorprenderme.

Esta es la primera de más de 40 metros como os decía, la estatua de Thiruvalluvar. Se encuentra en uno de los dos islotes del Cabo Comorín, un lugar asombroso donde confluyen dos mares y un océano, el Mar de Bengala, el Mar Arábigo y el Océano Indico.

captura01

Thiruvalluvar fue un poeta hindú cuya obra comprende más de 1300 aforismos que tratan sobre la vida y el trabajo. La estatua es reciente: se inició en 1990 y se concluyó en el año 2000. Más de 3600 bloques de piedra y 7000 toneladas son el resultado. Se asienta sobre un pedestal en el que se representan los 38 capítulos de su obra, Thirukkural.

Otra curiosidad es que en el otro islote hay otro pequeño templo, el templo de Swami Vivekananda, un místico hindú, el primero que viajó a Estados Unidos a principios del Siglo XX, y se convirtió en el introductor del Yoga y el Vedanta en America e Inglaterra. Falleció con tan sólo 39 años y a pesar de que le declararon una apoplejía los monjes estaban convencidos de que marchó para alcanzar el mahasamadhi, el último trance y estado de superconsciencia.

 








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 669 seguidores

%d personas les gusta esto: