_historia_de_un_seat_

16 01 2008

La historia es ya conocida por muchos. Se ha roto, o más bien, se han roto cosas del coche. Esta tarde me gustaría llevarlo al taller para que le miren:

· Una resistencia de calor que ha fundido el plástico en el que estaba alojada y la llevo por ahí colgando debajo del salpicadero.

· El bombín del contacto que no me deja sacar la llave cuando apago el coche.

· Las lámparas antiniebla porque llevan un dedo de agua dentro, cada una, y ya se ve oxidado todo por dentro.

· El testigo que indica que hay una bombilla fundida, pero no la hay así que creo que tiene que ver con el agua que hay en las antiniebla.

· La rejilla del ventilador del salpicadero, que creo que tienen ya la nueva y la van a cambiar.

· El faro izquierdo que es nuevo pero cuando lavo el coche se empaña por dentro.

· La ventanilla trasera baja cuando está a punto de llegar arriba.

De momento no hay más y se supone que todo esto está en garantía. Lo que ocurre es que cuando la reparación corre a cuenta de uno, o sea, que paga un montón, se lo curran que no veas. Pero cuando es cosa de ellos, de garantías o lo que sea, ya cambia un poco y parece como que no se esmeran tanto. A ver que pasa porque resulta que esta tarde también tengo algo que solucionar, personal, y bueno, imagino que el coche con una avería más que menos puede esperar. Ya contaré.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: