_con_sutileza_

19 01 2008

A ella, una compañera, le gustan las cafeteras sencillas, esas que se recargan a mano, se ponen a calentar etc. pero a su novio le gusta que la cafetera esté siempre lista, darle al botón y que salga el café. Así que hablando por teléfono la oigo intentando convencerlo. No le dice que es mejor, ni que es la que más le gusta a ella o que la otra no la quiere, así directamente. No, le explica que las que son así sencillas se estropean menos, no necesitan tanto mantenimiento y duran más, además le dice que le parece más bonito hacer el café así, preparándolo para cuando estén juntos y que le puede preparar esos capuccinos que a él tanto le gustan, pero que de todos modos él es más entendido en todo eso y que compre la que él crea mejor.

¡ Es admirable! Tengo que reconocerlo, estaba a mi lado hablando y juro que no me lo podía creer, la miré sorprendido y bueno, no hace falta decir que él comprará la que le gusta a ella pero no sólo por eso sino porque se estropea menos, durará más y se podrá despreocupar y además podrá hacerse esos capuccinos que tanto le gustan… de verdad, creo que es un arte.

Eso es lo que pensaba ayer tarde después de oirla hablar. Y mepregunto cuántas veces habré sido presa del mismo… umm! mejor no busco la respuesta porque no quiero disgustos esta noche.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: