_historia_

29 05 2008

Una historia que ya ha sido escrita y contada infinidad de veces.

Una historia que comienza con un ‘me gustas tú’.

La historia habla del miedo que siento al pensar que el tiempo y el olvido, juntos, puedan llegar a borrar las marquicas que tu sonrisa, tus ojicos o tu voz han dejado aquí en mí. Habla de las cosas bonitas que se me ocurren cuando pienso en ti.

Cuenta que sin querer se endulzan los sueños, se extinguen las pasiones porque tengo la sensación de haberlas sentido todas sólo viéndote andar, reír, sostenerme la mirada…

La historia, mi historia, sigue con un ‘me gusta mirarte, escucharte, hablarte… dejarme llevar por el torbellino de ilusiones nuevas mezcladas contigo que viene cada día, cada noche’.

En ella, en la historia, consigues que me sienta capaz de todo, de protegerte, de cuidarte, de quererte. No cuenta sin embargo, porque no es posible contarlas, las cosas que me gustaría intentar por ti y menos aún las que quisiera compartir contigo. Y el lugar al que intentaría llegar contigo, llevarte, ese aún no lo ha descubierto nadie. Creo, además, que un paraíso verde cubierto de estrellitas por la noche lo envidiaría sin duda.

El titubeo, no saber qué decir o el temblorcillo que recorre mi cuerpo cuando me miras así como tú miras son la parte graciosa o cómica de todo esto, la que me hace reír a la vez que pensar en lo capaz que eres de hacer suspirar el corazoncico por ti.

Contaba otra historia que la locura dejó ciego al amor y para compensarle

por el daño causado se ofreció para ser su lazarillo de por vida… a ver…

(En fin, esto no son más que historias)


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: