_heidelberger_weihnachten_

17 12 2008

Sabéis que este fin de semana lo he pasado en Heidelberg… bueno, y alrededores. Deciros que es espléndido… hay magia.

La llegada al aeropuerto no es un adelanto de nada. Salir de la cabina es un recuerdo del frío que queda. Subir al coche y hacer el viaje hasta Heidelberg es algo que componer. Bajar del coche en Handschuhsheim es derramarse el frasco de las sensaciones e inhalarlas todas de golpe. Leña quemada, verde, calles, el frío y la humedad también huelen.

Descubrir de nuevo… ¿no se puede? Andando por Haupstrasse se vuelve a descubrir.

Hay sabores que se mezclan con la gente, la música, los aromas de las comidas, los colores, el cielo gris, el abrigo… el sonido, el calor en las manos, respirar, un gorro, campanas, risas, regalos, silencio…

Desde la torre azul de Bad Wimpfen se ve todo diferente, 650 años después.

feel the past, enjoy the present…

De nuevo rumores, traqueteo, chillout electrónico, vegetales y salchichas, fumadores y conocidos… cama, sol, trineos, paisajes, bicicleta… todo es especial. Vuelve uno saturado de emociones. Os lo recomiendo.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: