el_viejo_almacén

16 06 2010

Hace algunos días estamos arreglando unos viejos almacenes que hay en la casa de mis abuelos, en Perín.

La idea es reutilizarlos como lugares de trabajo para hacer chapucillas y tener un lugar más adecuado para guardar cosillas. En principio uno era un cuarto de pilas, para lavar y desde el que se accedía al refugio bajo tierra que años más tarde se empleó como pozo ciego de la vivienda, y el otro un almacén para piensos. Apenas sin luz, con tuberías de plomo, las paredes de piedra y los suelos de tierra, ventanas enrejadas sin cristales y un sinfin de trastos abandonados que no servían para nada. Ahora pues poquito a poco eso está cambiando. Después de deshacernos de todo inservible empezamos con los arreglos de albañilería, cambiando una puerta de madera que había por otra nueva de chapa corrugada, tapando el acceso al refugio o mejor dicho, al pozo ciego y picando y arreglando todas las paredes y sus lomas y cambiamos la ventana por ladrillos de cristal. Quitamos las tuberías de plomo sustituyéndolas por tubería de cobre donde era necesario y adaptando la instalación a las necesidades para mangueras y grifos adicionales que darían a la parte de atrás de la casa. También se quitó la instalación eléctrica que había y diseñado otra nueva que da servicio tanto de luz como de fuerza para las máquinas que podamos encender allí. Cuando ya estaba todo cambiado, paredes y ventana arregladas, quitadas las tuberías de plomo y puesta la nueva instalacaión de luz, empezamos a encalar todo. Decidimos encalar por la limpieza que proporciona y la rapidez con la que la aplicamos en paredes de ese estilo, para lo cual compramos una máquina de encalar. Ahora estamos trasladando cosas de un lugar a otro con la intención de dejar lo más despejado posible el almacén de los piensos que usaremos para otros fines.

En el cuarto de las pilas véis que hay un banco de trabajo al fondo a la derecha. Sólo tiene una pata y a continuación os explico cómo va colocado contra la pared. Lo tengo desde hace muchísimos años, me lo hizo mi madre en madera de pino y aunque tenenos otro de cuatro patas, siento preferencia por este, por su robustez y porque no se mueve en absoluto, es más alto y tiene más fondo, que quiera uno que no, se nota.

Tomando como referencia, evidentemente, la altura de la pata que lleva la mesa, colocamos el primer tornillo del listón. A continuación lo nivelamos y marcamos el resto de agujeros, hacemos los taladros, colocamos los espiches (tacos o como quieran llamarlos) y atornillamos. Seguidamente se nivelamos el listón chico con este ya colocado, marcamos de nuevo los agujeros, taladro, espiche y tornillo. Sólo queda colocar la mesa en su lugar, apoyando en los listones. Se puede fijar a ellos mediante escuadras; yo no lo he hecho nunca y no me ha hecho falta, pero bueno, nunca se sabe.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: