tips_y_cosas_de_casa

25 05 2011

Esta es una entrada hogareña… no me critiquéis por ello, ¿vale? 😀

Bueno, esto lo he pensado antes que estaba limpiando un poquillo en casa. Hay mucha gente, hombres y mujeres del mundo, que han dado el paso y se han independizado. Esto es fabuloso pero tiene sus inconvenientes entre otros las tareas domésticas a las que puede que no estén acostumbrados o acostumbradas. Da igual si estáis en un piso de alquiler, compartido o solos en casa, solteros o recién casados. Hay cosillas que te pueden sonar a chino como poner la lavadora por ejemplo. Digo esto porque precisamente he estado con alguien que no sabía hacer algunas cosillas.

El caso es que os voy a comentar un par de cosillas sobretodo para que no os tachen de guarrillos si acaso van a veros, que no es plan.

Lo primero es tener claro que hay otras tres cosas que definitivamente no tienen cabida y tenéis que asumirlo más antes que después:

· No vale hacer el vago.

· No vale llamar a mamá.

· No vale dejarlo para mañana.

Se me ha ocurrido comentar cuatro apartadillos: ‘Ropa’, ‘Cocina’, ‘Aseo’ y ‘lo demás’. Os cuento:

La ropa… bueno, hay que lavarla y no vale lo de preparar una bolsa gigante y llevársela a mamá el fin de semana. La lavadora funciona igual en su casa que en la tuya. ¿Sabéis cómo funciona? Es muy facil, mirad, así muy por encima: es conveniente separar la ropa de color de la ropa blanca, con un poco de criterio. Debéis tener dos clases de detergente, uno para la blanca, el Ariel por ejemplo y otro para la de color, el Micolor vale. Y un suavizante será interesante, Mimosín, que son cosas distintas. Las lavadoras tienen un cajón en la parte superior con tres compartimentos: el mediano que suele estar a la izquierda es para el detergente que se usará en el prelavado, el del centro o el más grande es para el detergente del lavado principal y el más pequeño, que tiene una rejilla y suele estar a la derecha es para el suavizante.

Bien, el prelavado lo usaremos si hay ropa muy sucia, con barro, etc. Hay una ruedecita en la que se selecciona el programa de lavado y normalmente son en plan “Algodón” con y sin prelavado, económico y “Sintéticos” con y sin prelavado. Tal vez algún programa para “Delicados”. Ponéis la ropa que váis a lavar, seleccionáis el programa, la temperatura y echáis el detergente. Caminando. Recordad que la ropa sintética se debe lavar con agua fría y no ponerla nunca en la secadora, veréis que se seca muy rápido, basta con tenderla un poquito. En la secadora se puede quemar si el tambor se calienta mucho. Si tenéis una secadora, especial. Tienen un filtro interior, en la puerta, que hay que limpiar después de cada secado. Ponéis la ropa dentro, seleccionáis el programa, el “Guardar” funciona muy bien y si tenéis la función “Anti-Arrugas” mejor que mejor. Y listo. La secadora puede tener tubo de salida a la calle o un condensador de agua. Si es de estas últimas no olvidéis vaciar el depósito. Yo tengo una Bauknecht de tubo y va perfecta, sin ruido, rápida y no hace falta planchar después, pero vamos, caulquiera de ahora seguro que está a la altura con prestaciones increíbles. No recomiendo desde luego las híbridas lavadora-secadora salvo por condiciones de espacio, pero bueno, es cuestión de gustos.

La Cocina… aquí no vale lo de dejar amontonados los vasos o los platos con un poquito de agua para que ‘no se reseque’. Eso es de marranillos. Por lo que sea te tienes que ir y cuando vuelves a casa dos días después el agua se ha transformado en otra cosa extraña. Lo que usas lo limpias. Y cuando terminas, lo secas y lo colocas en su sitio. Yo no tengo lavavajillas, creo que para una persona, incluso dos, está de sobra pero bueno, si acaso lo tenéis pues usadlo, ¿no?. Sed responsables con el consumo, no ponedlo con tres platos vamos. Las repisas limpias, con una bayeta es rapidísimo. La comida intentad tenerla bien guardada, separada y ordenada. No mezcléis alimentos crudos con alimentos de conserva o los cocinados. Usad cubiertos limpios para la mayonesa de bote, pimientos en aceite o miel y si por vicio acabas chupando la cuchara no la vuelvas a usar en el bote, coge otra limpia. El frigorifico es muy fácil mantenerlo limpio. Procurad que nada toque la pared del fondo por la que baja el agua condensada hacia el motor que la evaporar para que no se acumule en el interior del frigorífico o gotée sobre alimentos. No seáis perezosos con estas cosas. Olvidáros por supuesto de la sopa de sobre y del bote de fabada de Litoral: hay que cocinar un poquito. Las sartenes intentad que sean bien Magefesa de acero, WMF  o desde luego Fissler, de su gama Pro, si se puede, son las que recomendaría según anden los bolsillos. Las de aluminio por mi parte están descartadas completamente, siempre se desprende aluminio de ellas, e igual ocurre con las antiadherentes o de teflón. Olvidaros de las sartenes del IKEA o del Carrefour de 3×20€. Si cocináis bien veréis que no se pegan las comidas. Tenedlas limpias, claro. Utensilios de madera, son mis preferidos pero como más os guste; no se calientan aunque los dejes en la cazuela un ratillo mientras cocinas y no se derriten como los de plástico. Cuando los lavéis procurad secarlos pronto y así evitar que se estropée la madera o se humedezca mucho. No sé, sed curiosos y dejaros la pereza a un lado. Las comidas rápidas ni son buenas, ni sanas y desde luego aburren. Tomaros un poquito de tiempo para prepararos unas verduras con carne o pescado, utilizad pocas cantidades de alimentos pero de calidad. Y conforme váis cocinando podéis ir limpiando, hay tiempo de sobra y se puede hacer todo. Así cuando acabéis apenas tendréis que limpiar más que los servicios que estéis usando.

El Aseo… esto es lo mejor porque cuanto más limpio más gustito da entrar. Los sanitarios y el lavabo los limpiamos con una esponja rugosa y detergente para baños y después con una bayeta lo dejáis níquel. La ducha la podéis limpiar con Viakal, creo que es lo mejor, y los grifos también. Los espejos con Cristasol por ejemplo. Yo he probado otros y sinceramente no son lo mismo, dejan rastro, etc. El Cristasol es el Cristasol. Tened las cosas ordenadas. No hace falta que parezca un escaparate pero no seáis dejados. Toallas limpias y colgadas, no las dejéis en el suelo, que hay de todo. Hombres, las cuchillas de afeitar, las brochas y la espuma no la dejéis encima del lavabo… secadlas y guardadlas, aunque viváis solos.

Lo Demás… eso es el suelo y los muebles. Puede que tengáis suelo de piedra o de madera. Si es de piedra mi consejo es pulirlo. Para ello podéis contratar a un pulidor que por unos 300€ pulirá unos 100m2. O bien podéis compraros una pulidora doméstica. Yo tengo esta Electrolux. Como véis es baratilla, se venden por ahí por apenas 150€. No hace falta pasarla cada semana. Una vez al año, bien pasada, es más que suficiente. Después podéis fregar pero sin abusar de fregasuelos para evitar que se diluyan las ceras. Estará siempre perfecto. A mí me encanta sobretodo porque andar descalzo en un suelo así es una delicia. La mopa no me gusta, creo que mueve más polvo del que recoge, pero bueno, es cuestión de gustos. Hay productos adecuados para fregar la madera también. No uséis en ninguno de los casos agua muy caliente ya que si limpiáis con frecuencia no habrá suciedad tal que lo requiera y estropearéis menos las ceras o la madera con agua fría. Por mi parte Xanpa es lo mejorcito, para suelos o para madera, que lo hay también. No deja marcas y es cuidadoso con el suelo. Y los muebles hay que limpiarlos, no sacudirlos con un plumero, que es lo más rápido y guarrillo. Si os organizáis, cada vez podéis limpiar a fondo un mueble, una biblioteca, etc. y el resto más por encima pero así al menos conseguiréis no hartaros en un solo día y sin embargo tenerlo todo limpio. Una bayeta muy poco húmeda antes y un trapito con limpiamuebles, Centella o Pronto, después para que aparezcan manchas de humedad en la madera.

Otra cosilla sobre le agua caliente. Puede que seáis pro Gas Natural, o antielectricidad. Si no es así, si no tenéis ninguna clase de prejuicio dejadme que os aconseje tener un termo eléctrico. Quizás en una familia numerosa no sea rentable pero para un hombre o una mujer recién independizado es lo mejor. Y desde luego un Junkers. No miréis más, ni Cointra ni Fagor ni historias. Ya que no nos dan garantía de por vida, lo interesante es que no se rompa y eso sólo puede ocurrir con estos que os digo. Todos los demás acaban rompiéndose, bien las resistencias, los calderines, el termostato… preguntad a algún técnico que conozcáis cuántos Junkers han reparado: “ninguno”. ¿Y Fagor? también ninguno, pero porque los tiran y ponen otro cuando cascan. Que nadie me venga a comentar que cambió uno una vez, que estoy hablando en general y comparandolos con otros.

En fin, la cuestión es que la casa de uno es un poco el reflejo no de cómo es sino de cómo se plantea el día a día. Lo digo por esa parte de autodisciplina que hay que imponerse porque cuando vives solo es muy facil tener días perezosos, como no molestas a nadie da la impresión de que necesitamos menos para cubrir nuestras necesidades y sin embargo creo que es mejor así, intentando mantener esos mínimos y esta me parece además una buena manera de conseguirlo.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: