lunáticos_reincidentes

12 10 2015

Desde hace tiempo, no me preguntéis por qué, he sido un excéptico en todo lo referente a la misión del hombre en la Luna. En 1982 tuve mi primer Spectrum, un 48K… ¿cómo 20 años antes iban a haber ido a la luna? y habiendo ido entonces, ¿por qué no hemos vuelto? ahora sería más sencillo, hay muchos más medios tecnológicos que facilitarían la misión. Eso es mentira.

Aún sin tener respuesta a estas preguntas resulta que hace relativamente poco supe que el hombre sí regresó a la Luna.

¿Cómo? ¿El hombre volvió a la Luna? Pues sí. Yo creía que una vez era suficiente engaño pero viajó en 5 ocasiones más. 6 misiones tripuladas y exitosas a la Luna… sorprendente.

Toda esta historia comenzó en 1902 cuando George Méliès estrenó Le voyage dans la Lune. Toda una revelación que sin duda sentó precedentes en la ambición por la exploración de nuevos horizontes.

Viaje a la Luna (Le Voyage dans la Lune) es una película francesa que se estrenó en 1902 suponiendo una revolución para la época. Su autor, Georges Méliès, fue el primer gran creador del cinematógrafo, el pionero en dotar a las primeras películas de un verdadero argumento. Artista, mago, ilusionista, saltimbanqui, el polifacético Méliès, vio en el nuevo invento del cinematógrafo una forma de aumentar la promoción de sus números. Aunque su estética estaba dominada por la técnica del teatro, concibió numerosos trucos y efectos que incluyo en sus más de 800 películas. La influencia que ha tenido Méliès en la técnica cinematográfica es incalculable, y hoy podemos referirnos a él como el primero en idear el cine como espectáculo. Viaje a la Luna (1902) es considerada como la primera película de ciencia ficción, y en ella quedan evidenciados los elementos característicos del género (la nave espacial, la exploración de nuevos horizontes...). Algunas de las técnicas cinematográficas más conocidas ya están presentes en esta película, como los fundidos, la sobreimpresión, la utilización de maquetas, etc. SINOPSIS: La historia arranca con una reunión de científicos en la que el doctor Barbenfouillis (interpretado por el propio Georges Mélliès) trata de convencer a sus colegas de que participen en un viaje para explorar la Luna. Tras concretar el plan y formar el grupo que realizará la expedición, se ultiman los detalles del viaje y los científicos son disparados en un cohete espacial. La nave aterriza en el ojo de la Luna (imagen ya célebre) y los científicos comienzan a explorar el entorno lunar. No tardan mucho tiempo en encontrar a los habitantes de la Luna, los selenitas, que les capturan y llevan ante su rey. Después de descubrir la forma en la que los selenitas pueden ser vencidos con la utilización de un paraguas, los científicos consiguen escapar y regresar a la Tierra. Allí, tras caer en el mar y ser rescatados, son recibidos en Paris como héroes.

Le voyage dans la Lune, G. Méliès, 1902

Lo que viene después es la Carrera Espacial. La Unión Soviética consiguió en 1957 poner un satélite artificial en órbita, el Sputnik 1. Fue el pistoletazo de salida de una carrera que acabaría llevando a un hombre a la luna y Estados Unidos y la Unión Soviética realizaron esfuerzos impresionantes por ganarla. Dio lugar a la Crisis del Sputnik en la cual la preocupación de la población americana fue creciente ante la inminente amenaza soviética y las posibles intenciones que albergaría.

Cuatro meses más tarde, a principios de 1958, Estados Unidos pudo poner en órbila la Explorer I. Ambas sirvieron para aprender: la Sputnik 1 reveló las variaciones de densidad de la atmósfera y con la Explorer I se descubrieron los cinturones de radiación de van Allen.

El siguiente paso fue enviar animales al espacio. Laika, lanzada en la Sputnik 2 en 1959, fue el primer ser vivo nacido en la tierra que se envió al espacio. No se podía recuperar la nave de forma que se envió sabiendo que no regresaría. Murió a las cinco horas de viaje por estrés y sobrecalentamiento del módulo en el que viajaba aunque al principio se arguyó que fue la falta de oxígeno lo que la produjo la muerte.

Otros perros siguieron a Laika en posteriores misiones al espacio soviéticas: Belka y Strelka en la Sputnik 5 de 1960, Pchyolka y Mushka en la Sputnik 6 y Chernuska en la Sputnik 9 en 1961, Zvyozdochka en la Sputnik 10 también en 1961 y Veterok y Ugolyok en la Cosmos 110 en 1966. Por su parte Estados Unidos hizos lo propio enviando a chimpancés que importaba de África y así se fueron preparando ambas naciones para enviar al primer hombre al espacio.

Yuri Gagarin viajó al espacio en la nave Vostok 1 del programa Vostok en 1968 y dio una sola orbita completa a la Tierra a 315km de distancia. Son famosas sus frases “La Tierra es azul” y “Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos”.

 

Yuri Gagarin

Sentados los precedentes, Estados Unidos seguía a la zaga. Alan B. Shepard fue lanzado al espacio 23 días después en la nave Freedom 7 del proyecto espacial Mercury.

 

Alan B. Shepard

Todo ocurría a un ritmo frenético. En 1963 la Unión Soviética envió a la primera mujer al espacio, Valentina Tereshkova en el Vostok 6.

Posteriormente en 1964 los tres tripulantes de la Voskhod 1, Komarov, Feoktistov y Yegorov, fueron los primeros en no llevar trajes espaciales a bordo.

Alekséi Leónov en 1965 a bordo de la Voskhod 2 llevó a cabo el primer paseo espacial. La misión estuvo llena de dificultades. Estuvo fuera de la nave 12 minutos unido a ella por una cuerda de 5’3 metros de longitud. Su traje se infló en el vacío hasta tal punto que no podía volver a entrar en la nave y tuvo que abrir una válvula para hacer disminuir la presión del interior del traje y caber así por la esclusa. Al aterrizar falló el sistema de aterrizaje automático y dirigieron la maniobra de forma manual: acabaron en los Urales y esperaron más de dos días perdidos hasta que fueron rescatados.

Paralelamente a todos estos logros la Unión Soviética había enviado la sonda Luna 1, Mechta, en 1959 a la Luna con el fin de recabar información de la superficie lunar para el posterior alunizaje del hombre. Tras 34 horas de viaje pasó a 5995 kilómetros de distancia del satélite debido a un fallo en el controlador del cohete. No obstante sirvió para conocer más sobre los cinturones de radiación de Van Allen que rodean nuestro planeta y permitió descubrir que la Luna no tiene campo magnético y detectó el viento solar que emana del Sol.

Posteriormente la Venera 3 impactaba en la superficie de Venus y todos sus sistemas de comunicaciones quedaron inutilizados. Se equipó a la Venera 4 con un globo aerostático para prevenir estos daños.

Visto esto parece que la supremacía soviética en la Carrera Espacial era patente y demostrada. Habían ganado en todos los hitos de la misma. Llegados a un punto, Kennedy propuso a Jrushchov, el líder soviético, programas conjuntos como el alunizaje de astronautas soviéticos y estadounidenses o la mejora de los satélites para la monitorización del clima. Jrushchov percibió un intento de robo de la tecnología espacial soviética, superior entonces, y rechazó todos estos programas.

Sin embargo en 1960 la NASA había puesto en marcha el programa espacial Apollo que acabó posando a un hombre en la Luna en 1969. Neil Armstrong se convirtió en el primer hombre que pisó la Luna el 20 de julio de 1969, un día después del alunizaje del Apollo 11.

 

Neil Armstrong

Es un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la Humanidad.

Es curioso que Estados Unidos renunció al derecho sobre la propiedad de cualquier parte de la Luna lo que corrobora el carácter de esta carrera, que más allá de conseguir expansión territorial, era política o moral.

Pero no acaba aquí la cosa. Por eso es por lo que escribo esta entrada… Posteriormente se llevaron a cabo otras 5 misiones a la Luna, todas ellas con éxito:

Apollo 12 en noviembre de 1969, Apollo 14, tras el fracaso de la Apollo 13, en enero de 1971, Apollo 15 en julio de 1971, la primera en la que se empleó el Rover Lunar, Apollo 16 en abril de 1972 y Apollo 17 en diciembre de 1972 de 301 horas de duración, la más larga de todas.

Y así es como no salgo de dudas. ¿Ha ido el hombre a la Luna? O no, o séis veces. Lo cierto de todo es que ahora mismo, después de haber leído toda la información que he buscado y encontrado para hacer esto me gusta pensar que sí llegamos allí. En 1902 ya pensaron en este viaje.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: