ajustes_de_bici_para_el_camino

30 07 2011

Ya sabéis que estos días he estado tanteando cosillas para poner las bicis a punto con vistas al Camino de Santiago.

Bien, pues os comento… en realidad es poco más a parte de limpiarlas y algunos ajustes. Empiezo con la Orbea Toubkal, la que llevará Fran.

El otro día se quedó sin frenos. Pensé que se habían ido las pastillas y bueno, a comprar nuevas. Resulta que no hay, que la Toubkal lleva una pinza Zoom cuyas pastillas no son frecuentes. Así que me aconsejaron cambiar la pinza por una Shimano cuyos recambios estaban más extendidos. Esto fue en Ciclos Currá, ya sabéis, ahí, sí… y tengo que decir que me sentí ‘asesorado’. Parece que entienden de frenos de disco, vaya. El caso es que tengo que darle un punto al chaval que me atendió, bueno, fueron dos, a ambos. Se han ganado una próxima visita.

         

Volviendo a la bici… resulta que las pinzas Shimano M416, mecánicas, nuevas cuestan unos 60€, la pareja. Y las pastillas de las Zoom, que no las tenían pero las podían pedir, costaban unos 20€ cada pareja, que no es poco para cómo son. El caso es que me fui sin una cosa ni otra dándole vueltas a la cosa. Resulta que una vez en casa encontré una web en la que me vendían 4 pares por 20€, muy baratillos, y me los he tanteado. Ahora bien, como las pastillas no estaban gastadas pensé que habría algún otro problema por el cual la bici no frenaba así que primero lavar la bici, me la he llevado a Belmonte y la he quitado toda la tierra que llevaba. Y una vez limpia, a trabajar con ella. Desmonté las pinzas y puse el modo ‘autodidacta’ en marcha hasta que ví cómo funcionaban y qué reglajes se les pueden hacer para intentar mejorar la calidad de la frenada y su eficacia. Vamos por pasos: las pastillas van dentro de la pinza, una enfrentada a la otra, evidentemente, y se fijan a esta mediante imanes que hay en cada una de las caras internas de la pinza. Para retirarlas hay que quitar el tornillo de uno de los laterales de la pinza en cuyo interior se apoya la zapatilla. Por ahí han de salir las dos, ladeándolas, etc. No es como en los bombines hidráulicos que se sacan por la ranura del disco.

Bien, seguimos. En teoría se ponen las pastillas nuevas, yo lavé estas con agua clara, sin ninguna clase de detergentes, y las coloqué de nuevo. Bien, ahora veréis las fotos y os voy explicando cómo se ajustan:

Por un lado tenemos el tornillo interior, sobre el que se apoya una de las pastillas que no se mueve, permanece inmóvil cuando frenamos: es la otra pastilla la que se acerca al disco presionándolo y haciéndolo flexionar hasta hacer tope con la opuesta. Por tanto, entenderéis que esta pastilla que permanece inmóvil debe estar lo más próxima al disco posible para evitar que éste se flexione más de lo adecuado. Esto se hace usando el mismo tornillo que hemos quitado para sacar las pastillas; veréis que cuanto más apretamos, más se acerca al disco.

Para evitar desajustes veréis que en uno de los laterales de su rosca hay un pequeño tornillo #allen que podéis apretar de forma que muerde la rosca e impide que se afloje.

Seguimos. Una vez que hemos puesto la rueda pasamos a los siguientes ajustes. Hay un tensor en el manillar, en la maneta del freno, y hay otro en la propia pinza de freno, justo dónde llega cable. Sirven para regular la tensión del cable, para compensar las pérdidas de grosor de las pastillas sobre la marcha.

Yo los he dejado así, al mínimo de forma que conforme vayan desgastándose pastillas podré ir tensando el cable. Para ello no tendré más que ‘aflojar’ uno u otro tensor y emplearemos la contratuerca para evitar que retroceda o varíe.

Y por otro lado tenemos la palanca de freno. Veréis, esta acciona el eje de la pinza de freno cuya cabeza es de forma hexagonal y encaja en un hueco hembrado que tiene la palanca. Según en que posición se encuentre, habrá más o menos recorrido de la misma. En principio está como véis en esta foto:

Si os fijáis está en posición horizontal y su recorrido hasta llegar al tope es de apenas dos centímetros de cable. ¿Qué ocurre? Que quiero que haya más recorrido para poder acercar más las pastillas a los discos y disponer aún de recorrido suficiente para realizar la frenada. Para ello quitamos el tornillo del eje y giramos la palanca hasta la siguiente muesca, os recuerdo que su interior es hexagonal y casa con el del eje, hasta dejarla en esta posición que como véis es casi opuesta al tope.

Ahora tan sólo queda colocar de nuevo el tornillo y fijar el cable a la presilla una vez que hayamos encontrado la posicíon correcta acercando las pastillas al disco. Váis girando la palanca, como si estuviérais frenando, hasta que creáis conveniente según os guste el tacto de la frenada y apretáis la presilla con el cable tensado. Al final de este proceso quedan unos 5 centímetros de recorrido de cable que sí son más que suficientes para responder a nuestras demandas.

En la rueda delantera haré lo mismo con la observación de que hay que soltar la pinza de la horquilla porque la palanca tropieza con ese tornillo al girarla. El proceso es el mismo como os decía, después la volvemos a fijar a la horquilla.

Desspués le he engrasado la cadena. Para ello usamos aceite específico, no vale el de cocinar, y lo echamos a la cadena por la parte interior de esta. ¿Cómo? Pues echándolo por encima del tramo de cadena que pasa por abajo, que vuelve hacia el pedalier y no en la parte superior que va hacia los piñones.

Hay que echar la cantidad justa, no excederse ya que todo el aceite que haya en exceso pasará de lubricar a atrapar tierra y polvo a mansalva. Veréis que la parte de la cadena que debe estar engrasada o mejor dicho lubricada porque grasa no lleva, es su interior, los pasadores y sus casquillos. Mirad la foto siguiente, no sé si podéis apreciar lo que os comento:

A la Giant sólo le he limpiado los ejes de los frenos que son V-Brake y tensado los muelles.

Véis que sólo hay que quitar el tornillo, limpiar y engrasar, con aceite especial para eso, no vale el de la cadena. He aprovechado para ajustar las pastillas de los frenos delanteros, estos que véis:

Las de atrás no tengo que volver a ajustarlas, puedo cambiar las pastillas únicamente sacando las gomas sin tener que tocar los ajustes, mucho más cómodo evidentemente. Son las KoolStop TecTonic de tres componentes, una maravilla oígan.

Después he cambiado un cableado que no tenía bien para poder cargar el Zzing atrás, bajo el sillín. Al final veréis las fotografías y las comento.

Bueno a ver, mirad, esta es la Orbea Toubkal a la que, con vistas al Camino, le he puesto algunas cosillas:

Una luz delantera y otra trasera. Las compré en eBay muy baratas, creo que 5€ las dos. Más adelante le pondré una buena luz delante y otra atrás, de Sigma que me gustan o una B&M atrás sustituyendo al catadióptrico del transportín.

También le he puesto un transportín al que le he acoplado mis alforjas delanteras, las que llevaba yo en la otra bicicleta. Al principio giraba en torno a la tija del sillín. Para solucionarlo lo que he hecho, siguiendo el consejo del Foro Bicigrino, he interpuesto una tira de goma gruesa para que friccione y evitar así el contacto directo de la abrazadera con la tija. Funciona perfecto.

En la parte de atrás del transportín he puesto un catadióptrico. Acabaré cambiándolo por una luz, una Busch und Müller de baterías. Aquí podéis ver las alforjas. Arriba ya sabéis que llevan sus dos pinzas y la que hay abajo viene perfecta a pesar de que el transportín es pequeño. Os recuerdo que son las Ortlieb Front-Roller Classic.

He puesto unos calas, en realidad compré también en eBay los pedales tal cual los véis, con los calas; creo que la chica los quitó porque puso automáticos en su bici y se los compré por 4€; hacen su papel.

Y he cambiado el cuentakilómetros, lo he colocado en un lado para dejar espacio para la bolsa. El cableado también lo he cambiado porque iba haciendo espiral alrededor del cable de freno y no me gusta. He usado algunas abrazaderas para que vayan juntos y no se quede suelto. Creo que es una cuestión de gustos simplemente.

Bien, esta es la bicicleta lista para el Camino:

Ahora voy con la Giant. Esta es la mía primera, la habéis visto en mis travesías. Bueno, la he lavado un poquito la cara aunque se le notan bastante los kilómetros. En fin, a ver…

Lo fundamental es que he cambiado como os contaba antes el cableado para llevar corriente de la dinamo a la parte de atrás para el Zzing. En principio conecté a la lámpara delantera pero resulta que las salidas que tiene la B&M Lumotec OvalSenso están por debajo del interruptor y del sensor con lo que era imprescindible que la luz estuviera encendida para obtener corriente de ahí. Hoy lo he cambiado. De momento he enganchado al cable del Zzing que va al manillar. Me gustaria cubrir los empalmes con funda termoretráctil para protegerlos, tarea que se queda pendiente.

Estos cables los he pasado por dentro del cuadro junto a los que van hacia los guardabarros traseros para la lámpara de atrás, y los he sacado justo debajo del pedalier llevándolos hacia arriba, hacia el sillín donde está el soporte Rixen&Kaul que es un KLICKfix para sillín en el que puedo colgar el Zzing. Aquí tenéis las fotos:

Los cables pasan por el cuadro,

EL que acabo de instalar sube hasta la parte superior de la tija para conectar el Zzing,

Y los otros le dan corriente al circuíto del guardabarros, está integrado en él para que no haya cables susceptibles de ser enganchados por el neumático, para la luz de atrás,

Una novedad que llevo ahora en la bicicleta son las cámaras con válvula Dunlop. Os cuento: la válvula Dunlop tiene el cuerpo de la válvula Americana o Schrader pero tiene un terminal que sujeta el obús y cuya terminación es del tipo de la válvula Francesa o Presta. Es lo mejor, veréis. No necesitamos pulsarla como ocurre con las americanas cuyas bombas tienen un pulsador que abre el obús. Quitando el terminal la cámara se desinfla del todo rápidamente sin quedar presión residual en el interior. Y lo mejor, a la hora de inflarla con la bomba francesa, el terminal, por su forma, hace de tope y evita que se cuele toda la válvula en la bomba como ocurre con las francesas, que es una verdadera incomodidad. A mí me convenció la primera vez que la usé, sin dudarlo y os la recomiendo. Igual que a la francesa, se la puede colocar un adaptador de válvulas americanas para si quieres darle aire en una gasolinera, etc.

A parte de lavarla y arreglar este cableado, en realidad a esta no le he hecho más; como decía, únicamente he limpiado los frenos y ajustado las pastillas de los de alante y he engrasado la cadena. Va de lujo, no necesita nada. Sí que he limpiado los espejos por dentro pero vamos, nada importante. No recuerdo si os los enseñé en su día pero bueno, van incluídos dentro de las mancuernas: estas son más grandes que las habituales, claro, y dentro llevan una combinación de tres espejos para a través de ellas ver lo que tenemos detrás. Este es un detalle de una de ella:

Esta es la bicicleta lista para el viaje a falta de las alforjas de atrás, las delanteras están en la Orbea:

Ya están las bicicletas listas para hacer el Camino, que creo que será desde Palencia hasta Santiago. Tengo intención de empezar a pedalear el día 20 de agosto y de llegar a Santiago el sábado siguiente, el 27 de agosto. A ver si va todo bien.

Si necesitáis alguna cosilla ya me comentáis. Un saludo.





preparar_el_camino_de_santiago

9 07 2011

Buenas tardes a todos; mirad, en el 2004, un año Xacobeo, hice mi primer Camino de Santiago, a pie, cortito. No preparé nada ya que la que entonces era mi novia se encargó de todo.

He vuelto a hacerlo después un par de veces más a pie y no necesité preparar muchas cosas; ya el año pasado lo hice en bicicleta desde Alemania. En este caso sí prepare muchas cosas dado que era un verdadero reto para mí. Me compré una bici y no tenía ni idea de nada. Y sobretodo porque el planteamiento fue diferente: nada de albergues o restaurantes, al contrario, mi tienda y mi cocinilla. Salí con 70€ de Kaiserslautern rumbo a Santiago de Compostela. Tenía programado casi todo y al final me lo salté casi todo. Típico.

Ahora voy a volver a hacer el Camino, en agosto. Hace una semana estando de cañas con un amigo decidimos hacerlo. Al día siguiente estaba listo, todo organizado. Y es lo que os quería contar, cómo hacerlo o qué tres pasos seguir para organizarlo y disfrutarlo:

· Decidir que quieres hacer el Camino, ver de cuántos días dispones para hacerlo y escoger el punto de partida según eso. (30km/día a pie y 80km/día en bici)

· Reservar un hotelito en Santiago para el día que supones que llegarás y el siguiente, por lo que pueda pasar y les mandas una cajita por correos con ropa limpia y colonia para ponerte guapo y no tener que ir cargado durante el Camino.

· Cuando llegue el día, subirte al tren hasta tu lugar de partida y echar a andar o a pedalear. La tarde de antes has podido preparar una pequeña mochila con lo poco que necesitarás llevar: tu credencial, una botella de agua, un saco de dormir, tres pares de calzoncillos o braguitas y un par de camisetas, una chaqueta y unos pantalones de lluvia por lo que pueda pasar y listo… no se me ocurre más que sea necesario.

El resto son ‘pequeños’ detalles en los que nos gusta entretenernos porque auguran algo que nos ilusiona, son los preliminares de algo bonito pero ya no forman parte de la planificación sino de la intención de mejorar las condiciones en las que haremos el viaje. Veréis, con el tiempo, que muchas son prescindibles.





un_épico_epic5_

8 05 2011

Hace unos días un amigo al que ya he mencionado en varias ocasiones en el blog me habló sobre Josef Ajram. A raíz de eso en una entrada anterior de este blog también hice alguna mención pero ahora quiero ahondar un poquito más porque creo que a muchos además de interesante os va a parecer como dice el título, épico.

Josef Ajram es un agente de bolsa catalán al que hemos podido ver en varias ocasiones con Buenafuente. Pero a mí me han hablado de él por otra cosa diferente que no es otra que su pasión por el deporte de resistencia.

Como podéis ver, en su palmarés aparecen pruebas como Marathon des Sables, Ultraman, Titan Desert, Transalpine o Ironman… son pruebas espectaculares. Yo me quedo mudo viendo todos esos nombres en el historial de un sólo tío, vamos que me quedo sin habla.

Voy a comentaros de qué van así por encima, ¿vale? y después seguimos con más cosas pero así no perdemos el hilo y nos vamos haciendo a la idea.

Veréis, el Marathon des Sables es como imagináis una maratón que se celebra en el desierto del Sáhara al sur de Marruecos de séis días de duración. Los corredores tienen que recorrer unos 254kms y han de cargar toda la comida que consumirán durante la prueba, como mínimo 14000kcal. Está considerada  una de las pruebas más duras del mundo no por la distancia a recorrer sino por las condiciones que se dan en el desierto.

La Ultraman es una triatlón de tres días de duración en la que los 35 ó 40 participantes deberán recorrer 10km a nado, unos 420km en bicicleta y 85km corriendo. Se celebra en Hawaii y disponen de 12 horas para completar cada una de las etapas entre las cuales se han dividido las distancias totales de las tres disciplinas pero no disponen más que de 5 horas y media para realizar la prueba de natación.

La Titan Desert MTB es una prueba de bicicleta de montaña cuyo recorrido se inicia al sur de Marruecos y este año concluye en Granada. La prueba comienza mañana 9 de mayo y acabará el próximo 14 de mayo con una meta a los piés de la Alhambra y sin duda será espectacular. Estamos hablando de unos 600km en bicicleta durante séis jornadas por el desierto atravesando puertos de montaña escalofriantes y en unas condiciones que ni imaginamos.

Esta es la Transalpine-Run… me parece una de las más duras. Como se puede intuír del nombre de la prueba, se trata de cruzar los Alpes, desde Alemania hasta Italia. Los corredores cubrirán unos 260km de recorrido en 8 etapas pero, esto es lo importante, fijaros en los desniveles positivos de cada etapa: 1824m, 2454m, 2699m, 2226m, 870m, 1332m, 2004m, 1817m… más de 15000m de desnivel positivo son una barbaridad se los tome uno como se los tome. Uno de los requisitos para los participantes es que puedan recorrer en un ambiente alpino extremo 7 kilómetros de distancia horizontal y 500m de desnivel positivo por hora. Así, como suena.

Por último queda hablar de la IronMan. Creo que todos hemos oído hablar de esta prueba que se celebraba originalmente en Hawaii aunque ya se celebran en otras partes del mundo; a pesar de ello el campeonato mundial se sigue celebrando en Hawaii. Bien, la Ironman es una triatlón en la que los corredores disponen de 12 horas para recorrer unos 3’8km a nado, 180km en bicicleta y 42km corriendo, el equivalente a una maratón.

Visto todo esto, ya sabemos un poco lo que supone contar con los nombres de estas pruebas entre los logros de un atleta. Ahora bien, vamos a hablar del Epic5. Os explico rápido y os detallo a continuación. Epic5 consiste en una prueba en la que 5 corredores realizan 5 Ironmans durante 5 días, es decir, una Ironman al día. Me entra la risa tonta… Vamos a ver a los corredores:

Empezamos con Jason Plester , USA, que es el que se inventó la prueba esta. 5 Ultraman, 5 Ironman y la Epic5 de 2010.

El siguiente es Chet The Jet, USA, entrenador de la Ironman Hawaii. 45 maratones, 80 ultramaratones, 15 Ironman (2 dobles y 2 triples) y una carrera x10 Ironman.

Le toca a Craveri, ARGENTINA. Director de Laboratorios Framacéuticos Craveri. 23 Ironman, 3 Ultraman y una Marathon des Sables.

Seguimos con Christian Isakson, USA. No sé a qué se dedica pero sí que promueve proyectos contra la pornografía infantil. 5 Ironman y 4 maratones.

Y por último, lo he dejado para el final… Josef Ajram, ESPAÑA. Broker de bolsa. 3 Ultraman, 5 Ironman, 3 Marathon des Sables, un Titan Desert, un Transalpine-Run, un Tour Everis, un Lisboa Andorra Ride

Estos cinco hombres están corriendo la Epic5 de 2011. Precisamente hoy domingo ha sido el tercer día.La cuestión es que cuando me entretengo viendo estas cosas no puedo menos que pensar… ¿dónde está el límite? ¿hasta dónde se puede llegar? Precisamente Josef Ajram contesta a eso de esta forma: I don’t know where the limit is but I know where it’s not, vamos, no sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está. Curioso.





la_ruta_de_las_fortalezas_2011

4 04 2011

Este fin de semana por fin ha tenido lugar la segunda edición de la Ruta de las Fortalezas de Cartagena.

Ya conocíamos que había cambios en el trazado respecto de la primera edición. En este caso se cambió el tramo que había precedente al monte Roldán por la subida al Calvario. Además se cambió la subida al Castillo San Julián y este año se ha hecho por una senda que a mí particularmente me encantó porque permitía unas vistas increíbles. También pasa que era una preciosidad ver la fila de gente siguiendo el sendero tanto por delante mío como por dretrás, más abajo, con el castillo de fondo en un caso y el mar en otro.

El caso es que debido a determinadas circunstancias he acabado la Ruta de las Fortalezas en más tiempo que la edición anterior aunque también es verdad que no he acabado ni mucho menos igual de fatigado que entonces.

Entre otras cosas, quería comentar qu ya están disponibles las clasificaciones de la prueba por parte de Crono3. Según esta acabaron la ruta unas 2000 personas. Lo que no sé es cuántas habría inscritas en total. En cualquier caso tengo que dar mi enhorabuena a todos los que participaron y no pudieron acabar la ruta por un motivo u otro, igual que a todos los que la acabaron, sin duda fue una experiencia y es para estar orgullosos de haberlo conseguido.

Han abierto un hilo en el foro en el que podemos dejar los enlaces a nuestras galerías para compartir las fotos que tengamos de la Ruta de las Fortalezas. Además, puedo recomendaros un grupo de Flickr, el del Fotoencuentros del Sureste. Es un grupo de fotografos que se ha encargado de cubrir la prueba de una manera que creo acertar si califico de más que profesional e impecable. Me quedé impresionado al ver la organización que estaban llevando a cabo durante los preparativos del evento. Harán una selección y en breve podremos disfrutar de unas auténticas obras de arte que reflejarán y nos permitirán en el futuro volver la vista atrás a través de imágenes verdaderamente maravillosas.

La crítica viene ahora aunque breve. A esos participantes que saben exigir y no saben agradecer. Resulta que en el foro encuentro críticas que me parecen por un lado irrespetuosas pero sobretodo desagradecidas. He leído críticas directas al personal de Protección Civil. ¿Estamos hablando en serio? He leído casi insultos hacia la organización calificándola de ‘pésima’ porque no había platanos cuando alguien llegó a algún avituallamiento y creo que debe darnos vergüenza llegar a esto. Y bueno, no voy a hablar de las basuras… de las botellas, sobres de PowerBar o de las cajas de sandwiches en la orilla del camino… podéis ver varios hilos sobre este tema en el foro. En fin, cada uno tiene sus prioridades.

Creo que más que exigirle a la organización lo que tenemos que hacer es reflexionar nosotros un poco sobre cuánto nos esforzamos por que la prueba de verdad sea un éxito. No todo es llegar y nuestro cansancio, bien sea más o menos, no justifica lo que hacemos en el monte y a la gente.

Personalmente, organización, “en todos los sentidos”, un 10. Y de verdad, muchas gracias por todo.





otra_salida_para_la_ruta_de_las_fortalezas

19 03 2011

Esta mañana he vuelto a salir un poquillo. Hacía un día espléndido y me he ido a La Cortina. Al regresar tengo que decirlo, menuda vista de la ciudad… increíble. Y pensar que en la Ruta de las Fortalezas ese tramo nos toca así de bajada hacia Cartagena… que delicia. En fin, por si acaso alguien quiere hacer la salida esta o ver lo que es, aquí está el mapa. Es como digo muy cortita y no hay apenas desnivel así que hay que hacerla toda corriendo y a ser posible con buen ritmo.

El lunes más.





seguimos_corriendo

18 03 2011

La Ruta de las Fortalezas se acerca y poquito a poco yo noto que me encuentro mejor cuando salgo a correr. De momento, ni que decir queda que agujetas cero. Eliminadas por completo, pero eso no es lo mejor; lo mejor es que las dos últimas salidas han sido de 11 kilómetros, subida al San Julián,

y de 15km yendo a Canteras y a Tentegorra esta tarde,

y la sensación es estupenda, apenas cansado. Y así es como sí da gusto salir a correr.

Mañana estaría bien hacer otra salida, algún monte y un poquillo más pero no he pensado nada, ya veré cómo se va presentando la cosa, según me encuentre.

Anotación personal: hasta que no cubro el quinto o sexto kilómetro siento que voy arrastrandome, pero algo ocurre y en verdad no sé a qué se debe y resulta que de ahí en adelante pasan los kilómetros volando… lo malo es pasar esos séis primeros.





primeras_impresiones

14 03 2011

A ver, hoy es el segundo día de salir a entrenar. Ya comenté lo que hice ayer en la entrada anterior. Resulta que por la noche tenía unas agujetas increíbles, de las de casi no poder moverme y leí que lo mejor para eso es volver a hacer de nuevo el mismo ejercício aunque en menor intensidad. Así que me he ido a Galifa corriendo pero a un ritmo más flojillo y me he vuelto con la bici. El asunto es que ahora no siento dolor porque directamente no siento las piernas… lo que no sé es mañana cómo voy a estar.

Entonces, conclusiones: es mejor hacer bici y correr después que hacerlo al revés. Después de la bici puedo correr pero después de correr pedalear me parece casi imposible.

Eso por un lado; por otro lado la meta que me he propuesto para antes de la Ruta de las Fortalezas es la de hacer Cartagena-Galifa-Cartagena-Galifa-Cartagena, a ser posible a un trote suave salvando las cuestas de Galifa en las que he pensado que podría permitirme caminar aunque si puedo trotar, mejor que mejor. Esto suma unos 40km y llegado a ese punto creo que estará perfecta la cosa.

También he anotado un par de cosillas. Una es que necesito el frontal si veo que se me hace tarde: ayer se me echó la noche encima y hasta que no entré en Canteras o en Tentegorra donde hay alumbrado público estuve prácticamente a oscuras y muy expuesto a los coches, etc. y no me gustó un pelo así que si me huelo que voy a hacer una salida larga tengo que llevármelo.

Otra cosa es el mp3. Ya sé que la batería le dura 3 horas así que si se me lía la cabeza con alguna salida más larga se me acaba la fiesta antes de terminar.

En fin, imagino que poquito a poco. Mañana es día de descanso y el miércoles volveré con más. Bueno, esta noche tengo clase de salsa aunque eso no cuenta, claro, pero algo es algo.

Y lo de la piscina de momento lo voy a postponer hasta encontrame en mejor forma física para correr que es mi prioridad ahora. En mayo podré ir a nadar supongo.








A %d blogueros les gusta esto: