a_Santiago_contra_el_cáncer

28 05 2012

Veréis, se me ha planteado intentar hacer esta carrera; os comento porque creo que es muy interesante:

Se trata de una iniciativa que la Escuela del Corredor ULE El Chorco pone en marcha y que actualmente cuenta con el apoyo de La Caixa y evidentemente de la Asociación Española Contra el Cáncer. Se presentó hace apenas unos días así que el proyecto ya está en marcha. (Ver la noticia en La Crónica de León)

   

Según dicen en la web del evento, todos podemos hacer algo más para apoyar la lucha contra el cáncer. Nuestra particular manera de cubrir el Camino de Santiago es una manera de recaudar dinero y, sobre todo, de conmover las conciencias. Nuestro lema: “Correr es vivir contra el cáncer”

Y así es como se ha planteado una carrera que ya es de por sí emocionante. Cuando tuve noticias de la primera edición en octubre de 2011 me conmovió la idea; entonces no fue más que una primera toma de contacto para ver o estudiar la viabilidad de una carrera de este calibre con más corredores y ahora es una realidad que está a punto de cambiar las vidas de mucha gente.

Las de los participantes por un lado. La emoción de correr, el sacrificio, cada kilómetro recorrido, el ánimo que te infunde el compañero o el apoyo que le brindas en esa subida imposible, el aire en tu cara mientras tus piés te llevan hacia esa meta, el equipo de relevo y la emoción de ese fugaz encuentro, la expectación de la gente a tu paso, cada pueblo, cada flecha amarilla, todo esto se suma inexorablemente a la magia y la embriaguez en la que te sumerge el Camino de Santiago, su espiritualidad y su historia, y a la recompensa que en este caso no es otra que saber que has formado parte de esa lucha silenciosa y prolongada, cómplice y burlona, repleta de esperanza, de orgullo y satisfacción que tanta gente libra a diario contra el cáncer, un mano a mano todos juntos.

Y por otro lado las de todas aquellas personas a las que la vida de alguna manera les ha brindado un cara a cara con la enfermedad. Bien pacientes, familiares o voluntarios que día a día lidian unidos por la esperanza de una vida mejor y desde luego mucho más humana. Digo que cambiará sus vidas porque detrás de todo lo que se pueda recaudar podrán ver el rostro de todas esas personas que unidas abrazan el compromiso y la ilusión de intentar cambiar las cosas, convertirlas en mejores y sobretodo compartirlas.

Por eso es por lo que en cuanto supe de esta carrera me ilusionó más que ninguna otra cosa y estoy seguro de que cualquiera que esté leyendo esto y eche un vistazo al blog de la carrera sentirá poco menos que una tentación irrefrenable de salir corriendo ya mismo.

Bien, pues como habéis visto, para poder hacer esa aportación a la AECC, cada corredor debe contribuir con 200€. Y aquí es donde yo os pido vuestro apoyo. Cada donación o aportación irá acompañada, aquel que lo desee, de su correspondiente reconocimiento en la web de la cita. Creo que no es difícil, y espero que no lo sea, alcanzar esta cantidad que estará destinada íntegramente a la AECC. Los corredores ya disponemos de soporte logístico y pernoctaciones gracias a la colaboración de empresas y patrocinadores que ya han cubierto estos aspectos de la carrera.

Ahora sólo me falta tu apoyo. ¡El 29 de junio todos, tú también, corremos contra el cáncer!

Por favor, no dudéis en contactar conmigo a través del email pedroaguera@gmail.com o teléfono 620150898 para conocer más detalles sobre cómo realizar las aportaciones además de las ventajas fiscales que estas ofrecen.





running

3 03 2012

NO estoy seguro de que lo recordéis, pero hace ya algunos años que se me cruzaron los cables y me dio por echarme a la calle a correr. Estaba en Cartagena entonces y recuerdo que la primera tarde que salí hice dos kilómetros y medio y tuve que parar, no podía casi respirar y bueno, ni que decir queda que me volví a casa caminando.

Mucho ha pasado desde aquella tarde, muchas cosas han cambiado y muchas carreras han habido de por medio.

La primera… me cuesta recordar cuál fue la primera carrera popular a la que fui… el caso es que entonces tenía un iPod Nano y las Nike Pegasus 25+. Las primeras que probé y como me iban bien pues no cambié, hasta ahora.

Ya os contaré qué tal aunque la verdad es que me atrevo a adelantar que irán bien. He comprado unas Mizuno WaveHarrier3 y unas Adidas XCS Cross Country en Wiggle. Había escuchado algo sobre esa web, que es de fiar, que ofrecen buen servicio, que no tienen costes de envío a España o que son muy bajos y bueno, me puse a mirar y al final compré.

    

Lo cierto de todo es que hasta hace poco he estado saliendo a hacer algunas carrerillas por aquí y de verdad que me encanta pero sin embargo llevo ya un tiempo desde el que ni se me pasa por la cabeza el salir porque no voy cómodo, me duelen los piés después de diez kilómetros; a diario le damos mucho trajín a las zapatillas y cuando se presenta el ir a alguna carrera, una media o incluso de menos, se me quitan las ganas. Ahora estoy impaciente porque lleguen y salir corriendo, que si todo va bien, la primera va a ser la media de la Ciudad de León

Así que dentro de poquito estamos por ahí correteando y ya os contaré cómo va la cosa. Es cierto que siempre he escuchado que, sobre las zapatillas, Mizuno es mejor que Nike, aunque también es cierto que en esto hay mucho que depende del gusto de cada uno. Lo dicho, a ver si llegan y las pruebo y os cuento. ¿Os animáis a correr?… ¡Venga!





corriendo

23 07 2011

Esta tarde me he acercado a Portmán, están en fiestas, a correr el Cross Bahía de Portmán. Me lo he pasado estupendo porque he ido muy, pero que muy a gusto. No ha sido rápido pero desde luego cómodo y la sensación me ha gustado. Esta es la clasificación, yo estoy el ciento setenta y algo.

Lo que me ha llamado también la atención, es algo que me gusta sin duda, es ver a tanta gente. El pueblo, para los que no lo conozcan, es muy chico; su nombre al parecer viene de Portus Magnus Romano y siempre ha estado dedicado a la minería, a la pesca también quizás aunque hoy en día no sé. Si quieres saber más puedes echarle un vistazo a un artículo de la Wikipedia sobre Portmán. Pues decía que con lo pequeño que es me ha sorprendido la capacidad de captación que ha tenido. Es cierto que las fiestas sin duda son un reclamo pero insisto en que había mucha gente y un ambiente demasiado agradable tratándose además de algo que me gusta tanto como es el deporte.

El recorrido ha sido un poquito mixto, por las calles del pueblo imagino que algo más de dos kilómetros y el resto por la bahía, que es pista de tierra dura hasta el final, de nuevo en el pueblo. Bolsa de corredor con una camiseta y chocolatina, bebidas y refrescos y como digo, muy buen ambiente.

Lo siguiente es el viaje a Alemania que tengo previsto del 1 al 5 de agosto para ver a mi hermana y a mi cuñado. Después, el mismo 5 de agosto por la noche, espero llegar a tiempo, tenemos el I Cross Nocturno de La Horadada en el Pilar de la Horadada (aquí te puedes inscribir). Puede estár muy bien. Y le sigue el día 6 de agosto, el sábado, el III Cross de Cabo de Palos, por la tarde. Yo ya estoy inscrito, espero no perdérmelos.

Y bueno, ya contaré el resto de lo que viene. De momento a disfrutar de estos días.





vamos_de_compras

17 07 2011

Buenos días; mirad, ya hace algo más de un año empecé a ser consciente de nuestras carencias en algunos aspectos como la formación de los supuestos profesionales que nos vendes cosas aquí en España. Voy a hacer referencia a lo que tiene que ver con la equipación de montaña y a la equipación de bicicletas pero estoy convencido de que es algo que podemos hacer extensible a muchos otros ámbitos como electrónica, informática, etc.

Como os decía, hace algo más de un año me empecé a dar cuenta de esto. Me propuse un viaje por Europa en bicicleta y no encontraba asesoramiento por ningún sitio. Tampoco la equipación que buscaba estaba disponible pero lo que más me dio que pensar era la falta de preparación de la gente que se supone que sabe del tema, que vende unos artículos y entiendo, a mi parecer, que los conocen, que pueden recomendarte unos u otros según tus necesidades y sus características. Esto definitivamente no ocurre.

Pasando por Ciclos Currá o por Sexto Grado, bici o montaña, el planteamiento es el mismo. Tienen un material que algún representante les ha ofrecido y es lo que te van a vender. Con tal de ello encontrarán la justificación que haga falta pero todas del estilo ‘no necesitas más‘ o ‘para qué gastarte más dinero en otra cosa‘. Bien, puede que tengan razón y que sea válida, pero a mí no me gusta. Yo pienso que me cuesta mucho ganar el dinero y no me apetece regalárselo a un jeta que no se lo curra. Me gusta que me convenzan y no con pamplinas de esas.

Resulta que después de la travesía por los Pirineos y la de Bavaria más tarde, ví cosas que llevaban los que me acompañaban que me gustaban. Y me llamó la atención que no me decían ‘esto es lo mejor de lo mejor, pata negra‘ como decimos aquí, sino ‘esto es bueno porque puedes usarlo con uno u otro combustible según estés en lugares elevados o no‘ hablando de un hornillo o ‘me gusta esta porque lleva estas cintas que te permiten regular  la altura y como ves, las normales no…‘ hablando de una mochila. Bueno pues esas explicaciones me parecen la mejor forma de convencer a alguien para decidirse a comprar algo.

Cuando fui a buscar las luces para la bicicleta a Ciclos Currá me insistieron en que me llevara un kit de luces a pilas. Y yo le preguntaba si de verdad me recomendaba eso para un viaje en bicicleta por Europa en vez de un eje con dinamo y lámparas para dinamos. ‘¡Por supuesto! Mira, tenemos este juego por 40€… ‘ No lo compré por chiripas. No lo compré porque cuando le pregunté por un Rohloff SpeedHub 500 me dijo que no sabía qué era y saltaron las alarmas sobre la preparación de aquel dependiente, aunque en los carteles dice ‘Consulta con nuestros técnicos’, no sé yo.

Así la cosa empecé a buscar, a mirar y a preguntar, casi siempre en Alemania, también en Nueva Zelanda y el Reino Unido, sobre materiales, recomendaciones de equipación, etc. Me subscribí a foros y me hinché… acabé de inglés y de alemán hasta los mismos, pero dio buenos resultados. Al final conseguí informarme sobre qué necesitaba de verdad, no qué me querían vender, aprendí y conseguí hacerme con el equipo idóneo para un principiante en esto. Tuve que comprar todo fuera, en Alemania las cosas de la bicicleta, en Nueva Zelanda el equipo para dormir y pernoctar y en en Reino Unido lo que era de montaña, por los precios fundamentalmente y porque algunas marcas aquí en España no están disponibles.

Como esto está en contínuo cambio no puedes dejar de mirar y eso hago. Y lo que quiero es compartir con vosotros estas observaciones.

Mirad, en Alemania hay una tienda que es un referente en el mundo del deporte de aventura. Globetrotter Ausrüstung. Material muy específico de muchísimas disciplinas. No es Decathlon, no os equivoquéis. Trabajan de otra forma, es muy distinto. Tienen pistas de prueba para que pruebes el calzado antes de comprarlo en distintos tipos de firme y con distintas pendientes, salas de frío, hielo y viento para que pruebes sacos de dormir y ropa de montaña a -40ºC (puedes dormir ahí horas porque entienden que es algo que puedes necesitar probar durante un largo período de tiempo y no en cinco minutos), hay piscinas para probar las piraguas, canoas, kayaks o equipo de buceo, rocódromos para probar equipamiento, calzado y ropa de escalada… en fin, mirad, esta es la tienda de Köln (Colonia). Tienen un canal de televisión, 4-SeasonsTV, en el que hacen reviews de material nuevo que entra, feedbacks del viejo una vez testeado, experiencias de usuarios, eventos, turismo, consejos y comparaciones de productos… Una vez que tienes la tarjeta de cliente puedes hacer pedidos sin necesidad de realizar el pago de nada; cuando lo recibes ves las cosas, te pruebas, dudas y tal hasta que te decides y devuelves lo que no quieres sin costes, teniendo que pagar únicamente aquello con lo que te quedas. ¿Os imagináis eso aquí en España? No funcionaría, pediríamos cosas para usarlas durante el fin de semana y devolverlas después o algo por el estilo, o a lo mejor les devolveríamos cosas del Decathlon, etc.

Sin embargo, por extraño que parezca, tenemos algo parecido… Bueno, están únicamente en Madrid, en Huesca y en Benasque y se llama Barrabés. No sé si han abierto ya en Zaragoza. Es cara, pero es la mejor tienda de montaña que podréis encontrar en España en lo que se refiere a las marcas con las que trabajan y desde mi punto de vista son los que más posibilidades tienen de dar el paso hacia lo que yo entiendo que debe ser una tienda de montaña, con gente preparada y con iniciativa. De momento ya tienen una revista y boletines técnicos y un canal de vídeos en los que nos dan consejos.

Con todo esto quiero insistir en la iportancia que tiene el tener a gente preparada. Hoy en día es facilísimo acceder a información a través de internet. El usuario no es tonto y cada vez tiene más acceso a la información y al mercado online. Si le quieres cobrar más de lo que a él le cuesta comprar un artículo por Internet tienes que ofrecerle algo más evidentemente; estoy hablando de un buen servicio, un buen asesoramiento, proporcionarle confianza, demostrarle interés por sus necesidades y no liarlo con mentiras o camelos. Y esto parece que en España nos cuesta entenderlo. Por eso todos vamos al Decathlon.

Y yo estoy cansado de que me quieran engañar o de encontrarme con gente incompentente ocupando puestos de trabajo que no se esfuerzan en conservar. ¿No sería ideal que un vendedor de una determinada sección se leyera las reviews que hacen las marcas de sus productos nuevos?, ¿que buscaran información sobre los productos, que miraran comparativas, etc.?, ¿que fueras a comprar y aunque no lo sean, den la impresión de ser competentes y no auténticos vagos que van a echar horas e intentar que te lleves lo que tienen porque algún descerebrado ha comprado lo que un proveedor les ha dicho que compren sin atender a las necesidades de los clientes que son los que al final se acaban adaptando a los productos y no al revés?… pues sí que sería ideal, sí.





bicicleando_por_Andalucía

9 05 2011

Bueno, muchos sabéis que hace aproximadamente un mes crucé Andalucía en bicicleta. Se me ocurrió que podía ir a la Feria de Espera en bici, descubriendo partes de Andalucía desconocidas para mí y reviviendo de alguna forma la increíble aventura que supuso hacer el Camino de Santiago desde Alemania en octubre y noviembre del año pasado.

Así que el 18 de abril mi cuñado Jörg y yo salimos de Cartagena, cerca del mediodía, a tomar unas tapitas con @_CONEJO y @nazita_ en el #ViejoAlmacén y seguidamente dejamos la ciudad dirección Mazarrón.

Bueno, para los que no lo sepan, Espera es un pueblecito que hay en la provincia de Cádiz, cerca del pantano de Bornos, al que voy desde hace algunos años bien por Feria o por Romería o símplemente por ir. Conocía a JuanFran y a través de él al resto.

Sigo, como decía, salimos de Cartagena hacia el Puerto de Mazarrón pasando por Canteras, las Cuestas del Cedacero e Isla Plana. Atravesamos el Puerto de Mazarrón, tomamos una cañita en el Oásis de las Palmeras antes de adentrarnos en las playas de Bolnuevo y llegamos a Puntas de Calnegre, en concreto a la Cala Calnegre donde pasamos la primera noche. Más adelante, en otro post probablemente, incluiré enlaces a los mapas con las rutas y el itinerario que seguí cada día.

Al día siguiente amaneció lloviendo. Jörg no llevaba ropa de lluvia así que esperamos a que amainara allí mismo en el bar que hay en la playa. Decidimos continuar el camino sin regresar a la carretera y aquello se convirtió en un tramo del GR92 intransitable apenas a pié de forma que tuvimos que ir cargando con las bicicletas a hombros por el sendero y bueno… yo creía que me moría. Almorzamos en Águilas y llegamos hasta Mojácar a las cinco de la tarde aproximadamente con lo que tuvimos tiempo de reparar mis dos pinchazos y de buscar tranquilamente algún lugar en el que pernoctar.

La mañana siguiente la pasamos casi entera en Mojácar; Jörg volvía a Murcia en el autobús de las 13:00 así que decidimos ver el pueblo tranquilamente. Poquillo antes de que llegara el autobús pasamos las alforjas que él llevaba a mi bicicleta y envolvimos la suya en film transparente para evitarle roces y partes móviles en el maletero. En cuanto se fue seguí el camino hacia Almería. Pasé Carboneras y Los Escullos, cerca de San José, hasta El Alquián, a escasos kilómetros de Almería, donde pasé la noche. Me costó bastante el tramo de Rodalquilar, con unas pendientes del 10% que me hicieron ver las estrellas recién cargado que iba y aún no me había hecho a la idea ni de ir sólo ni de administrarme correctamente los kilómetros de cada día.

La cuestión es que en Almería ví a María del Mar y a Antonio, quedamos allí para desayunar, en la Cafetería Colombia. Allí tuve que decidir si continuar por la costa, más llano todo, o si dirigirme hacia la sierra. Pensé que sería más bonita la parte de la sierra así que salí de Almería por el norte, pasé por Benahadux y Alhama de Almería bien, tranquilillo, pero a la altura de Rágor mirad que me encontré con un puerto que bueno… En Fondón me crucé con una pareja que estaba haciendo la Transándalus, fue un encuentro agradable. La noche la pasé en Laujar de Andarax, junto al nacimiento del río a apenas un kilómetro del pueblo. Hay un área de recreo muy agradable. A todo esto, seguía lloviendo, desde aquel día en Cala Calnegre…

La jornada siguiente discurrió por las faldas de Sierra Nevada. Comenzó a cambiar el paisaje, la niebla se volvió compañera de viaje, bajaron las temperaturas y llovía más. Y más subidas. Desayuné en el mismo pueblo, en Laujar un poquillo tarde porque me quedé durmiendo sin querer y bueno, de ahí ya me fui pasando por Alcolea, Cádiar y Bérchles donde paré a comer junto a la iglesia. Seguí un poquito más hasta Juviles donde decidí que pasaría la noche. Estos pueblos ya están a una altura considerable. Fuera en la calle hace fresco y llueve. Pernocté en una explanadilla que hay en la parte alta del pueblo que llaman ‘Fuerte de Juviles’. Imagino que antiguamente habría eso precisamente, un fuerte o alguna clase de fortificación. Hasta que se hizo de noche, más o menos, estuve en un bar, el Café Alonso, en el que me tomé un ColaCao que me vino especial. La cuestión es que ahí es donde comencé a tomarme tiempo. Cuando estás pedaleando piensas muchas cosas pero no retienes tantas, te distraes con una cosa u otra e incluso a veces intentas eso precisamente, distraerte para evitar pensar en el esfuerzo. Sin embargo en esos ratitos sentado tranquilo y a solas se piensan otro tipo de cosas, se echan de menos momentos que han pasado o que no van a pasar, se repasan las cosas que se han hecho de una forma diferente… son ratitos necesarios.

Quinto día de travesía. Las Alpujarras. Llegué a desayunar a Trevélez. Según me comentaron se trata del pueblo a más altura de España. Como pueblo no me gustó, refiriéndome a que no tiene una estructura como tal sino que está atravesado por la carretera y en torno a un ensanchamiento de la misma se han colocado bares, tiendas y secaderos de jamones… no hay una placita con su fuente en frente de la iglesia en torno a la cual se desarrolla la población. Desayuné un ColaCao con churros que bueno… Lo siguiente fue Pampaneira. Sorprendente. Está apenas a unos kilómetros de Bubión, dónde me han dicho que hay un monasterio budista, y de Capileira, antesala del Pico del Veleta. En Pampaneira había gente a patadas. Las terrazas en la calle y la placita estaban repletas de gente, los balcones coloreados con cientos de alfombras que imagino que son hechas allí o en la zona y bueno, reconozco que tenía su encanto. Comí ahí en el pueblo, me tomé un cafetillo y seguí mi camino hacia Motril. Todo cuesta abajo salvo ‘Los Caracolillos’ que son un pequeño puerto de montaña que precede a Motril similar al de Rodalquilar con un desnivel del 10% que te lo explica. Llegué a Motril tempranillo así que me paré un ratillo a tomar una cañita y decidí que iría a dormir a Puerto Motril, a la playa. Ocurre que cuando llegué pasé por la puerta de dos campings y bueno, no pude resistir la tentación. Pasé la noche en el Camping Playa de Poniente. Nada, tranquilillo todo. Estuve paseando un poquillo por la noche pero vamos, que muy tranquilo todo.

De Motril seguí por la costa hacia Málaga. me hubiera gustado parar en Almuñecar en vez de pasar de largo, pero bueno, en otra ocasión. Pasé por Nerja… las playas de Nerja son una preciosidad, rectas, amplias y casi salvajes porque no llegas a ellas con el coche. Se ven desde la carretera pero están ahí abajo, tienes que bajar a ellas, y luego subir para volver. Me gustó también la costa de Torrox-Costa: se trata de un amplio paseo marítimo lleno de terrazas de todos los estilos gastronómicos, bares y pubs, etc. En Torre del Mar paré a descansar y desde ahí llegué hasta La Cala del Moral. Pasada La Araña encontré un área en la que pasaría la noche, el Peñon del Cuervo, siguiendo el Paseo de los Canadienses. Como era temprano regresé a La Cala del Moral a tomar una cervecita. De vuelta en el Peñón conocí porque se acercó a Felipe. Es un vagabundo, extremeño, que está viviendo allí en el Peñón desde hace cuatro años. Después de separarse la vida no sé si le llevó hasta allí o si decidió él vivirla así. Creo que lo primero porque hablando con él creo que es fácil percibir que siente nostalgia y me habló de las ganas que tenía de arrancar de nuevo, de encontrar un trabajo y de una forma u otra ir dejando eso atrás. Por la noche allí en el Peñón hubo pelea: había una peña de chavales cerca, en las barbacoas, haciendo una botellona y bueno, acabaron rompiéndose las botellas en la cabeza… creía que alguna me iba a tocar a mí.

Volví a ver a Felipe por la mañana, caminamos un ratillo juntos por el Paseo de los Canadienses y ya seguí hasta Málaga. Estuve callejeando un poquillo hasta que paré a desayunar en una confitería, La Canasta, en frente del Mercado de Atarazanas. Probé las torrijas porque un hombre que estaba comprando me explicó que eran típicas de allí. ¿Habéis probado las torrijas? Es el postre más delicioso que he probado jamás. Estaba sentado en la terracita y oye que cuando la probé me daban mareos de lo buenas que estaban…

Bueno, al caso, que me gustó Málaga pero así sin darme cuenta casi se ma pasó la mañana allí. Salí antes de comer hacia la Sierra de las Nieves. Es todo muy llano hasta que estás llegando a Álora. Subir ese pueblo es un escándalo para las piernas con una bicicleta cargada. Comí allí tirado en un banco en un parque, desfondado y pensando que no quería pedalear más… aunque enseguida se me pasó y seguí hacia El Chorro, a las puertas del Desfiladero de los Gaitanes. Me quedé en el Camping El Chorro: es un camping en medio del monte, de tercera, muy económico y bien situado. Echando cuentas pensé que si al día siguiente salía llegaría a Cádiz el martes, el miércoles quizás así que me propuse quedarme un día más.

Así pasé el noveno día de la travesía allí en El Chorro. Salí a andar por el Sendero del Caminito del Rey que es una senda que se acerca al Desfiladero de los Gaitanes y pasa junto a las vías del tren y permite ver el antiguo Caminito del Rey. Es una zona evidentemente muy frecuentada por escaladores, de hecho conocí a un grupillo en el Camping… Jose, Rocío, etc. que bueno, hay que conocerlos. El día allí transcurrió muy tranquilo, paseillo, comer, descansar, mirar, dormir… reírme con estos, en fin, un día de no hacer nada. Al día siguiente tendría que hacer un puerto así que no me vino tampoco mal.

Como decía, ya estaba concienciado, tenia que hacer el Puerto del Viento en la Sierra de las Nieves, tras el cual se llega a Ronda y a su serranía. Una vez que llegué a El Burgo, el pueblo que hay antes del comienzo del Puerto del Viento, comí, me tomé un cafetillo y me costó algo menos de un par de horas llegar a la cima, a 1190 metros. Eso sí, muy animado y a muy buen ritmo. De ahí a Ronda no había nada, apenas una hora. En Ronda ocurrió que me sorprendió. Es increíble, ¿un pueblo o una ciudad?… había más ambiente allí que en Santo Domingo un sábado por la tarde. Y me apeteció pasar la tarde allí: esto fue el miércoles antes de Feria. Pasé por la Oficina de Turismo, llamé a los Campings que había y me fuí al más cercano, el Camping del Sur que está a poco más de un kilómetro, es de primera y cuesta casi lo mismo que los otros más retirados y de tercera. Me duché en el camping, me cambié de ropa, cené y dejé todo listo, la tienda, etc. antes de volver al centro. Me quedé maravillado, en serio. Las callejas que tiene, lo cuidado que está todo, el ambiente que hay, los comercios, los turistas, la gente de allí… en fin. Aunque había cenado, estaba ahí en la Plaza del Socorro entre tanto ambiente que vaya, era el momento… en la Taberna Los Candiles me pusieron media ración de carne en salsa… bueno, sin comentarios, y esa cañita… y luego un cafetito junto a la Plaza de Toros, en el Café Atrium que vaya… estaban jugando además el Madrid contra el Barcelona en uno de los cuatro clásicos que tenían lugar en el mes… en fin, un ambiente impensable.

El decimo primer día de travesía no estaba previsto que fuera el último. Llegué a comer a Grazalema; descansé un poquito y subí el Puerto del Boyar, pero una vez en lo alto, a 1109 metros, no me quedaba nada más que bajar y bajar hasta Arcos de la Frontera. Benamahoma y El Bosque fueron un flash poco más o menos porque iba a toda pastilla… y cuando llegué a las cinco y media a Arcos pensé que era una tontería quedarme por ahí además que después de estar en Ronda, Arcos me dio una impresión triste y no me apeteció quedarme; merendé en un parque y me fuí a Espera.

Así pasaron, muy por encima, los once días que estuve de travesía por Andalucía. En Espera pues estuvimos de Feria, pasada por agua pero de Feria a fin de cuentas. Y el regreso a Cartagena lo hice en tren… bueno, autobús de Espera a Sevilla, en el AVE de Sevilla a Madrid y en el Talgo, o Altaria lo llaman ahora, de Madrid a Cartagena. Aproveché un transbordo largo en Madrid para poder acercarme a comer al Malaspina, detrás de Puerta del Sol. Cada vez que voy a ese lugar me sorprende y me encanta.

Y bueno, poco más. O mucho más en realidad pero muchas impresiones me las quedo yo para mí. Puedo comentar sin embargo, porque me parece relevante y desde luego sorprendente dado que mis expectativas eran un poquillo opuestas, que hay partes en las que Andalucía no es barata y que me gusta más el norte. Con que no es barata me estoy refiriendo a un sector muy conccreto del turismo rural y que me gusta más el norte lo digo porque me gusta más la lluvia y el frío que el sol, nada más. Ya veréis las fotos y fliparéis porque hay unos paisajes… bueno, de película. Y que tiene más montes de lo que me imaginaba, eso también me sorprendió un poquillo porque creía que sería más llana y no, vaya que te hartas a pedalear cuesta arriba.





para_estar_en_forma

8 05 2011

Hace muy buen tiempo, la primavera nos está dando un respiro antes del sofocante calor del verano y no se puede decir que haya otro mejor momento para echarse a la calle a correr o a pedalear como descosidos.

Hasta hace un año aproximadamente usaba el iPod con Nike+ para registrar mis salidas pero desde que me lo cargué he tenido que ir saliendo simplemente. Ahora he decidido volver a usar Strands para guardar un registro de al menos algunas de ellas. Strands es un servicio de registro de entrenamientos como otros tantos que hay en internet y aplicaciones disponibles para los móviles con GPS, etc. Yo he probado algunos de ellos y es definitivamente el que más me gusta tanto a la hora de introducir datos como a la hora de consultarlos a través de sus fichas cuyos diseños son los que más me gustan.

Así que he colocado en la barra lateral del blog un enlace a mi historial de Strands de forma que podáis verlo bien por curiosidad o bien para tomar alguna referencia en cuanto se refiere a las rutas que hago, los itinerarios que voy haciendo con la bicicleta o detalles de los mismos como las condiciones del firme, los perfiles o las sensaciones que producen unos día u otros según el tiempo que haga o el estado previo.

También podéis ver la equipación o los accesorios que se usan en cada entrenamiento y los comentarios o apreciaciones que yo hago sobre ellos así como los consejos a raíz de la experiencia propia. Y por supuesto se trata de un perfil socialmente ‘activo’ y ‘conectado’ tanto con Facebook como con Twitter de forma que tanto los contactos de uno como los seguidores del otro podrán ver las actualizaciones.

Espero entonces que os sea útil y cuando menos interesante. Un saludo a todos.





un_épico_epic5_

8 05 2011

Hace unos días un amigo al que ya he mencionado en varias ocasiones en el blog me habló sobre Josef Ajram. A raíz de eso en una entrada anterior de este blog también hice alguna mención pero ahora quiero ahondar un poquito más porque creo que a muchos además de interesante os va a parecer como dice el título, épico.

Josef Ajram es un agente de bolsa catalán al que hemos podido ver en varias ocasiones con Buenafuente. Pero a mí me han hablado de él por otra cosa diferente que no es otra que su pasión por el deporte de resistencia.

Como podéis ver, en su palmarés aparecen pruebas como Marathon des Sables, Ultraman, Titan Desert, Transalpine o Ironman… son pruebas espectaculares. Yo me quedo mudo viendo todos esos nombres en el historial de un sólo tío, vamos que me quedo sin habla.

Voy a comentaros de qué van así por encima, ¿vale? y después seguimos con más cosas pero así no perdemos el hilo y nos vamos haciendo a la idea.

Veréis, el Marathon des Sables es como imagináis una maratón que se celebra en el desierto del Sáhara al sur de Marruecos de séis días de duración. Los corredores tienen que recorrer unos 254kms y han de cargar toda la comida que consumirán durante la prueba, como mínimo 14000kcal. Está considerada  una de las pruebas más duras del mundo no por la distancia a recorrer sino por las condiciones que se dan en el desierto.

La Ultraman es una triatlón de tres días de duración en la que los 35 ó 40 participantes deberán recorrer 10km a nado, unos 420km en bicicleta y 85km corriendo. Se celebra en Hawaii y disponen de 12 horas para completar cada una de las etapas entre las cuales se han dividido las distancias totales de las tres disciplinas pero no disponen más que de 5 horas y media para realizar la prueba de natación.

La Titan Desert MTB es una prueba de bicicleta de montaña cuyo recorrido se inicia al sur de Marruecos y este año concluye en Granada. La prueba comienza mañana 9 de mayo y acabará el próximo 14 de mayo con una meta a los piés de la Alhambra y sin duda será espectacular. Estamos hablando de unos 600km en bicicleta durante séis jornadas por el desierto atravesando puertos de montaña escalofriantes y en unas condiciones que ni imaginamos.

Esta es la Transalpine-Run… me parece una de las más duras. Como se puede intuír del nombre de la prueba, se trata de cruzar los Alpes, desde Alemania hasta Italia. Los corredores cubrirán unos 260km de recorrido en 8 etapas pero, esto es lo importante, fijaros en los desniveles positivos de cada etapa: 1824m, 2454m, 2699m, 2226m, 870m, 1332m, 2004m, 1817m… más de 15000m de desnivel positivo son una barbaridad se los tome uno como se los tome. Uno de los requisitos para los participantes es que puedan recorrer en un ambiente alpino extremo 7 kilómetros de distancia horizontal y 500m de desnivel positivo por hora. Así, como suena.

Por último queda hablar de la IronMan. Creo que todos hemos oído hablar de esta prueba que se celebraba originalmente en Hawaii aunque ya se celebran en otras partes del mundo; a pesar de ello el campeonato mundial se sigue celebrando en Hawaii. Bien, la Ironman es una triatlón en la que los corredores disponen de 12 horas para recorrer unos 3’8km a nado, 180km en bicicleta y 42km corriendo, el equivalente a una maratón.

Visto todo esto, ya sabemos un poco lo que supone contar con los nombres de estas pruebas entre los logros de un atleta. Ahora bien, vamos a hablar del Epic5. Os explico rápido y os detallo a continuación. Epic5 consiste en una prueba en la que 5 corredores realizan 5 Ironmans durante 5 días, es decir, una Ironman al día. Me entra la risa tonta… Vamos a ver a los corredores:

Empezamos con Jason Plester , USA, que es el que se inventó la prueba esta. 5 Ultraman, 5 Ironman y la Epic5 de 2010.

El siguiente es Chet The Jet, USA, entrenador de la Ironman Hawaii. 45 maratones, 80 ultramaratones, 15 Ironman (2 dobles y 2 triples) y una carrera x10 Ironman.

Le toca a Craveri, ARGENTINA. Director de Laboratorios Framacéuticos Craveri. 23 Ironman, 3 Ultraman y una Marathon des Sables.

Seguimos con Christian Isakson, USA. No sé a qué se dedica pero sí que promueve proyectos contra la pornografía infantil. 5 Ironman y 4 maratones.

Y por último, lo he dejado para el final… Josef Ajram, ESPAÑA. Broker de bolsa. 3 Ultraman, 5 Ironman, 3 Marathon des Sables, un Titan Desert, un Transalpine-Run, un Tour Everis, un Lisboa Andorra Ride

Estos cinco hombres están corriendo la Epic5 de 2011. Precisamente hoy domingo ha sido el tercer día.La cuestión es que cuando me entretengo viendo estas cosas no puedo menos que pensar… ¿dónde está el límite? ¿hasta dónde se puede llegar? Precisamente Josef Ajram contesta a eso de esta forma: I don’t know where the limit is but I know where it’s not, vamos, no sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está. Curioso.








A %d blogueros les gusta esto: