kuriles_de_iure

4 07 2014

Intrigado como estoy por tantas cosas que he leído, no sé por dónde empezar.

Bueno, hace unos días llegué a casa después del trabajo y a la par que comía vi una entrevista que una tal Beatriz Montañer protagonizaba con Bertín Osborne. Estaban hablando de política, en concreto del sistema democrático venezolano y Bertín se descojonaba hasta el punto de compararlo con la dictadura de Franco en la que también los españoles salían a votar. Y aquí me asaltó a mí la curiosidad… ¿eso es cierto? pues sí, resulta que durante el régimen de Franco en España se celebraban elecciones municipales y se llegaron a celebrar dos referendos. Llegados a este punto, que cada cual piense lo que quiera, pero si nos fijamos en los resultados, abrumadores, envidiables desde luego sobretodo por esa increíble participación, sobran los comentarios sobre lo fieles que son de la voluntad del pueblo.

Recuerdo que ‘democracia orgánica’ era la manera en la que se describía al régimen de Franco que con la Ley de Referendos del 45 intentaba dar a entender que sin la necesidad de intervención de partidos políticos, el pueblo español podía participar en la vida política.

Comprobado esto que decía Bertín Osborne sobre lo de ir votar en tiempos de Franco, quise mirar más cosas… ¿es cierto lo que dice sobre Venezuela?… resulta que yo nunca he estado en Venezuela y tampoco conozco a nadie de allí que me pueda informar así que he consultado la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En el capítulo IV describe los derechos políticos de los ciudadanos y viendo la definición de ‘democracia‘ que he encontrado en la wikipedia que hace referencia al predominio del pueblo en el gobierno político de un estado, puedo deducir que esí existe la democracia en Venezuela y Bertín yerra en lo que dice.

Pero no me creéis, ¿verdad?. Y tampoco creéis que en tiempos de Franco el pueblo interviniera en política, a pesar de que hubiera elecciones y referendos, ¿verdad que no?.

¿Entonces? Lo que hacemos es incluir un par de locuciones latinas que nuestra rica lengua conserva: de iure y de facto, que nos ayudarán a entender ambas situaciones y otras más.

de iure significa por derecho legítimo otorgado por quien tiene competencias para otorgarlo. Y de facto, que se opone a de iure, significa que ocurre pero no se ajusta a la norma.

Así pues tenemos una República Bolivariana democrática de iure que sin embargo, no lo es de facto. Me ha gustado tanto el hecho de descubrir esta interpretación de todo que me decido a indagar un poco más sobre el castellano y toda su riqueza. Le echo un vistazo al Estatuto de Autonomía de Castilla y León y veo que en el artículo 3 sobre sedes, además de hacer mención de una descentralización de poderes, no se designa ninguna capital autónoma. ¿Y qué hay de Valladolid? Valladolid es la capital de facto. Curioso. No existe ninguna ley que la designe como capital de Castilla y León.

En Valladolid se encuentran la presidencia y las Cortes de Castilla y León, en Burgos el tribunal Superior de Justicia, en Palencia el Tribunal de Cuentas y en León el Procurador de lo Común. En Zamora el Consejo Consultivo y en Palencia el Tribunal de Cuentas. El Boletín Oficial de Castilla y León por el cual se designan estas sedes tal como indica el Estatuto, dice que un pasado histórico tan rico es título legítimo de muchas ciudades de la Comunidad que sirve de argumento válido para optar a la condición de sede. Con esto podría ponerse fin a las rencillas que pueden haber y hay entre algunas de ellas… en fin.

Voy a volver atrás, a los comienzos de Franco. Apenas unos meses después del fin de la Guerra Civil, Alemania invadía Polonia y se iniciaba la Segunda Guerra Mundial. España no formó parte de la contienda hasta que en octubre del 41 la División Azul llegaba al frente para combartir a Rusia en un intento de Franco de agradecer a Hitler su apoyo durante nuestra guerra.

Rusia había estado en guerra años antes con Japón. En 1903 Japón derrotaba a la Rusia del zar cuando esta pretendía apoderarse de la península de Corea en busca de un puerto de aguas cálidas que que les permitiera operar todo el año, ya que el puerto de Vladivostok se congelaba en invierno.

La vergonzosa derrota dio lugar a la revolución de 1905 y dejó tras de sí un rastro de rencor que años después saldría a la luz. Ya llegando al final de la Segunda Guerra Mundial Rusia se apodera de las islas Kuriles situadas a escasos 20 kilómetros al norte de Japón.

A día de hoy aún quedan vestigios de la guerra y del férreo empeño de Rusia por proteger las islas e incluso un símbolo de una guerra que ya no tiene lugar y que sin embargo aún no ha terminado. En 1947 se expulsaron a todos los japoneses residentes de las islas y se intentó destruir y hacer desaparecer cualquier vestigio de ellos. No obstante han sido los propios rusos pobladores quienes han procurado conservar esa parte de la historia, protegerla del olvido y rescatarla hasta el punto de compartirla con los japoneses que con más o menos frecuencia en la actualidad las visitan. Pero lo cortés no quita lo valiente y no tienen ninguna intención de devolverlas convencidos de que si acceden a esta demanda seguirá posteriormente otra. Esto se pone de manifiesto mediante el aumento de población rusa en los últimos años y en las declaraciones que hacen en entrevistas los propios residentes. Este es un vídeo bastante interesante sobre las islas Kuriles y la vida en ellas.

A ver, que me voy por las ramas; ya finalizada la guerra  se firma el Tratado de Paz de San Francisco entre las Fuerzas Aliadas y Japón en San Francisco en 1951. Con este tratado se determina el destino de tierras conquistadas, compensaciones a civiles, etc. Sin embargo Japón y Rusia no alcanzan acuerdo alguno ante la negativa de Stalin a devolver las islas Kuriles a Japón.

Así pues, no existe ningún tratado de paz firmado entre Rusia y Japón lo cual, siguiendo el tema de esta entrada, daría lugar a interpretaciones del tipo: ‘la Segunda Guerra Mundial no ha acabado, o lo ha hecho de facto aunque aún haya países en guerra, de iure’. Ahora bien, conociendo estos recursos lingüísticos, que cada uno los use a su gusto, por ejemplo… te quiero de iure, me gustas de facto

 

 

 





las_cosas_que_no_sirven

21 02 2013

Voy a ser muy breve.

Adolf Wagner y Lorenz Wagner heredaron el negocio de su padre, Hans Wagner: la fábrica de calzado HanWag.
Lorenz Wagner decidió seguir su camino por otro lado fundando LoWa, una muy reconocida marca de calzado de montaña.

Bien, hace un par de años llegaron a mis manos unas Alaska GTX. Esta bota fue diseñada en 1996 y se convirtió en el bestseller de las botas de montaña. Aún no han cambiado su diseño y aún ostenta ese puesto primero. No penséis en las botas que conocemos de Altus, HiTech, The North Face o cualquier otra marca. No tienen nada que ver. Las hormas y el proceso de fabricación son el secreto y punto clave de estas botas. Y no hay otras iguales.

Esto lo comento porque hoy he ido de marcha cerca del pantano de Luna, en León. Llevaba el equipo que nos han dado, y las botas son unas Iturri de GoreTex, supuestamente hechas para esto y mucho más. He estado echando un vistazo y resulta que Iturri no sólo hace botas de montaña, hace también zapatos, botas de trabajo, ropa, camiones industriales, equipos contraincendios, sistemas integrales… en fin, una barbaridad de cosas dispares y no sé por qué pero me da que quien mucho abarca poco puede.

No hace falta deciros las fatigas que paso con ellas. Y aquí es donde viene mi paranoia de hoy… si una cosa no sirve para el propósito para el que está hecha a mí me da la sensación de que es un gasto de recursos, energía y tiempo el que se invierte en ella estúpido, irracional.

Y a raíz de todas estas pamplinas que me pasan por la cabeza, he recordado aquel vídeo de Anny Leonard sobre esa forma que tenemos de producir y consumir…

(hay dos más, esta es sólo la primera parte de tres)

¿No sería más sensato invertir ciertamente en la producción de cosas buenas, útiles y eficientes y ahorrarnos el desperdicio de tiempo, energía y recursos que fabricar cosas que no sirven supone?

 

Hace un par de años llegaron a mí unas botas de montaña. unas HanWag. No tenía ni idea de qué marca era esa ni si eran mejores o peores. El caso es que si indagas te enteras de que son unas de las mejores que podéis encontrar. Podemos hablar de Teva, The North Face o lo que se os ocurra. Únicamente Lowa se les acercan. HanWag y LoWa, hermanos Wagner, heredaron el negocio de su padre. Lorentz tomó una línea diferente pero como quien dice, si lo has mamado… por eso que creo que está a la altura.





ando_perdido

3 02 2013

Estamos enfrascados en unas rutinas que a veces, muchas veces en verdad, favorecen que nos olvidemos de los motivos que nos llevan a hacer una u otra cosa.

Creo que tengo claro por qué estoy aquí aunque es muy facil desilusionarse cuando no para uno de ver lo que sucede alrededor. España es un país grande, sí, somos la caña, resignados y familiares, juntos vamos a por todas, pero la verdad es que no paramos de robarnos, de hacernos faenas unos a otros y de intentar seguir a flote apoyándonos en el otro, aunque se hunda.

BANDER~1

Una vez al mes tenemos que ir a un acto de izado de Bandera. Con el panorama que tenemos, estafadores, banqueros y políticos que no miran por los Españoles, para nada, que nadie se engañe, policías y guardias civiles que en la mayoría de los casos, y no en la minoría, en vez de dar ejemplo dado el cargo que ocupan se toman licencias a veces intolerables y sancionables, en un país en el que ni la educación ni la cultura están en el órden del día si no es porque hay algún negocio tras ello, en el que los sindicatos no representan a los trabajadores pero hablan por ellos, en un país en el que incluso la propia Bandera está mal vista y asociada a tantas cosas que no significa, cuando miro y veo todo eso, francamente, casi me desaliento, me desilusiono y me avergüenzo. Lo resolvemos todo enviándonos cadenas de mensajes y viñetas críticas por el facebook o entre caña y caña, en la barra del bar, contándole al colega lo jodida que está la cosa, lo mal que vamos a terminar si seguimos así y tal, como si él no lo supiera, y volviendo a lo nuestro, resignados y sufridores españoles.

Podemos buscar las excusas que queramos y culpar a quien se nos antoje, que si la crisis o si Alemania, el Euro o la peseta, lo que queramos con tal de no aceptar que somos nosotros mismos, desde cómo enseñamos a nuestros hijos, y desde cómo nos han enseñado, los que tenemos la responsabilidad de esto que nos está ocurriendo. Y cuando hablo de nosotros me refiero a todos nosotros, los españoles, y no excluyo ni a políticos ni a banqueros ni a funcionarios acomodados. Me refiero a todos porque todos hemos tenido un referente familiar, un ejemplo que hemos seguido desde pequeños y somos el reflejo de eso precisamente.

Pues como os comentaba, una vez al mes tenemos que ir a un acto de izado de Bandera. Son apenas cinco minutos en los que sin hallar respuestas, quizás recuerdo que una vez creí que España merecía la pena. Cuando veo subir la bandera pienso en si algún día me sentiré orgulloso de verdad de ser español y dejaré de intentar sentirme orgulloso de serlo porque ahora mismo, con toda la sinceridad del mundo, estoy muy lejos de sentirme así.





nieve_y_sol_en_los_alpes

1 01 2013

Buenas noches; ya hemos empeyado el año y me imagino que la mayoría de nosotros tenemos más de una buena intención; espero que tengamos fuerzas y ánimos suficientes para de verdad conseguirla.

De momento os cuento cómo he terminado yo el 2012. Rodeado de nieve y lejos de España…

La cuestión es que estoy en Hochspeyer con mi hermana, mi cuñado y mi sobrina, que teníais que ver lo preciosa que está. Hace unos días, el 28 de diciembre, nos fuimos a hacer una expedición de invierno a lo Alpes, creía yo que alemanes, pero no, fueron austríacos. Estuvimos cerca de Oberstdorf, en los Allgäuer Alpen, al oeste de Innsbruck.

Preparamos nuestras mochilas, tiendas de campaña y comida para algunos días y con raquetas de nieve en mano, y quien dice en mano dice en pies, nos echamos al monte nevado.

Atravesamos varios valles, hicimos noche en nuestras tiendas, en las laderas de montañas nevadas, cubiertas de nieve virgen, ligera y blanca. Tuvimos días de sol y ventisca, nos quedamos sin gas y se quemaron mis guantes en un fuego que hicimos. Nos reímos a más no poder bajo la luna, dando saltos en una duna de nieve, bebimos whisky y desayunamos tras unos amaneceres de escándalo.

Jugamos al Wizzard en un Hütte con una chavalina de Manheim, conocimos a gente por doquier, montañeros, esquiadores, senderistas… comimos salchichas y schniposa y bebimos cerveza, heffeweiß bier, café soluble en medio de la noche y té para aburrir al inglés más apasionado.

Ahora estoy a un par de días de volver a España y no quiero hacer planes. No quiero intenciones ni propuestas. Desde hace dos años, que me fui a León, no han habido nada más que cambios en mi vida y puedo aseguraros de que no he podido cumplir con mis planes en casi ningún momento, únicamente de casualidad. Así que con tener suficiente coraje para seguir adelante me doy por satisfecho. En realidad mucho más que eso.

Sabéis también, algunos, que mi situación ha cambiado en este último mes; tengo muchas ganas de recorrer ese camino así que con más rayón aún no quiero hacer planes ni dibujar rutas en el mapa.

 





ride your life!

13 11 2012

image

Nunca antes había usado tanto la bici; bueno, en realidad no tenía bici hasta hace un par de años que la compré. El caso es que aquí en León al contrario de lo qué podría pensar, por el frío o la lluvia, la uso más que nunca y me encanta, no sé.

La ciudad da mucho juego; es suficientemente pequeña para poder ir en bici a cualquier sitio y suficientemente grande para que sea la alternativa ideal a ir caminando.

Si llueve o si no, salir de calle Ancha para ir a comprar o a hacer cualquier pamplina por ahí es además una comodidad.

Ahora estoy pensando en una bici plegable; dudaba porque hay unas bicicletas, #fixies, que me gustan mucho pero de algún modo después de ver una Strida casi que se despejaron las dudas… sólo queda ahorrar para agenciármela.

image

En fin, que os animéis a darle a los pedales,  a sentir el aire frío en la cara y a no parar redescubriendo vuestra ciudad de una forma diferente.





the Pursuit of happYness

12 11 2012

Este es el Café Ágora de León. Pasé por allí hace poco y paré a tomar un cafetillo. No me gusta especialmente, creo que faltan sillas y es incómodo estar tomando algo mientras gente deambula a tu lado buscando dónde sentarse. Sin embargo tiene algo que me llamó la atención. Se hace llamar el Café de las Letras y pueden verse textos, fragmentos, en sus paredes, columnas y creo que incluso en las mesas. La cuestión es que una de ellas me gustó. Se trata de un pequeño fragmento del libro En busca de la felicidad de Chris Gardner. Habla sobre los sueños y sobre cuánto está en la mano de uno el hacerlos realidad.

Tampoco conocía a Chris Gardner, así que apunté las referencias en mi cuadernillo y posteriormente lo busqué.

Y algo encontré. Ahora Christopher Gardner es un hombre de éxito, fundador de la Gardner Rich & Company. Al parecer ha logrado su sueño, ese de convertirse en agente de bolsa que le sobrevino cuando conversó con el propietario de aquel Ferrari rojo en el aparcamiento de un supermercado en San Francisco.

Cayó en la pobreza y fueron innumerables los contratiempos para salir adelante con su hijo, deambulando por las calles y vagabundeando varios años.

En esta obra cuenta su historia, la suya y la de su hijo. Cuenta cómo se pueden alcanzar los sueños. Bueno, en realidad no sé esto a ciencia cierta, que fuera así, únicamente lo sé porque me han comentado al respecto de una película que se hizo, protagonizada por Will Smith basada en el libro y que por cierto me han recomendado. Yo de momento me voy a quedar con el libro.

También es verdad que no encontré el libro en cuestión, me refiero a la edición en español, sino The Pursuit of Happyness, en inglés, en Amazon; lo compré, evidentemente. Lo he recibido hoy y apenas he podido empezar a leerlo, iré lentillo pero bueno, creo que merece la pena. Eso sí, espero encontrar un poquillo más de tiempo.

En fin, no lo he leído aunque me permito de antemano recomendároslo. Y tú, ¿persigues tus sueños?…





de Sandro Cuturello a la heredera de Quevedo

11 11 2012

A veces intento encontrar el principio de algunas cosas. Mirad este…

Un niño le pidió a una escritora, a finales del siglo XX, que escribiera un libro y que lo llamara The Moving Castle. En 1986 la escritora Diana Wynne Jones  publicaba una obra fantástica para adultos jóvenes, Howl’s Moving Castle. En ella, Howell Jenkins, de jóven, entregó su corazón a un diablo encerrado en un castillo, Calcifer,  llevado por la pena que sentía hacia él. De ahí que pierde, junto con su corazón, su humanidad.

Posterior al libro aparece la película, animada, de la mano de Hayao Miyazaki.

 Sandro Cuturello se encarga de la música de esta película.

Y yo, una tarde, hace un año aproximadamente, después de tomar un café en el extinto Café Europa, entonces estaba en la Plaza de Regla, junto a la Catedral de León, caminando por calle Ancha escuché esta pieza que me encantó. Fue la primera pieza de música clásica que surtió efecto en mí, ni conciertos de Año Nuevo de Riccardo Muti ni nada por el estilo. Me gustó hasta el punto de animarme a buscar más. Howl’s Moving Castle de Sandro Cuturello, en el minuto 02:45, me dejó prendado.

Le siguieron otras piezas que me llamaron mucho la atención como Kaiserwalzer, pieza que compuso Johann Strauss hijo con motivo de la visita del Káiser alemán Guillermo II a Francisco José I, emperador de Austria. Se titulaba originalmente “Mano a mano” aunque creyó que “Vals del emperador” sería más apropiado y algo más diplomático dada las características del encuentro. Se tocó en Berlín en octubre de 1889 y yo la escuché interpretada por Sandro Cuturello nuevamente.

 Zadok the priest es uno de los cuatro Himnos de la Coronación que Friedrich Händel compuso a principios del siglo XVIII con motivo de la coronación de Jorge II de Inglaterra. Tomó bases bíblicas y en este primero relata la unción de Salomón como nuevo rey de los israelitas por parte del sacerdote Sadoc. Es una pieza que estremece apenas un minuto después de su comienzo.

Ensimismado con mis pequeños descubrimientos, un día, en Sevilla, escucho esta versión del tema de Adele, “Rolling in the deep”:

 The Piano Guys es un grupo formado por Jon Schmidt, Steven Sharp Nelson, Tel Stewart, Paul Anderson y Al van der Beek y en ocasiones Craig Linder o Matt Bachrach entre otros. Es sorprendente, ¿no?. Bueno, pues a partir de ahí fui encontrando otros temas que me han ido gustando y ayudando a definir mi gusto por la música. The Cello Song, una de las piezas clásicas más representativas jamás escritas de Johann Sebastian Bach desde luego jugó su papel… bien  interpretada por The Piano Guys por un lado y la interpretación de Pau Casals por otro lado.

Así pues ahora pienso en un piano y en un violín o un chelo juntos y creo que no puede haber mejor combinación.

Conocí entonces, no hace mucho de esto, a Anna, una chica que toca el chelo y que me llevó hasta Michael Nyman. Un pianista y compositor excepcional; no puedo dejar de invitaros a escuchar un par de temas o tres:

 Time Lapse, Chasing sheep is best left to shepherds y Knowing the ropes por ejemplo. The heart asks pleasure first es otro temazo sin duda.

Ya camelado como estaba pensé… nunca he ido a un concierto de piano, de violín o chelo… sólo una vez fui con María a un concierto de guitarra hace no sé cuantos años, así que me puse a buscar dónde y cuándo poder ir aquí en León y me topé de frente con la escuela y Fundación Eutherpe.

La Fundación Eutherpe, como dicen, “Para el desarrollo de la cultura musical”, se encuentra en León bajo la dirección de Margarita Morais. Me pongo a leer…

Cuántas veces me pregunto ¿hasta dónde llegará este amor ilusionado que disfrutamos hecho música? Cada concierto es, sin duda, una siembra infinita de savias irrepetibles y nuevas.
Pero el arte, aún lleno de luz, puede no verse. Lo esencial habita más allá de los sentidos. Hay cariños que se abren en la noche y otros, cuando el rocío despierta. Algunos giran al sol del día o hacen camino entre el llanto de la niebla. Un resplandor de oro alimenta la sabiduría del que ama y despeja las sombras que ocultan la belleza.
No sé cómo expresar mi admiración y agradecimiento a los jóvenes instrumentistas que llegan cada año desde diferentes partes del mundo.

Son las primeras letras de la carta de presentación de Margarita Morais.

 Estos son los conciertos para 2012 y los conciertos para 2013.

 Y entre mis curiosidades pues me pregunto por Margarita Morais. Busco y me llama la atención que sea la última heredera de Francisco de Quevedo.

 

Y voy y os lo cuento.








A %d blogueros les gusta esto: