puesta_a_punto

24 06 2016

Esta tarde me quedé después del trabajo en el taller para seguir poniendo a punto mi bicicleta y aprovecho para contaros un poco.

Ya sabéis muchos que la bicicleta la compré en el 2010; desde entonces nunca le he hecho mantenimiento y la verdad es que cuando hace un par de semanas la desmonté me llevé alguna sorpresa… tornillos que faltaban de guardabarros o del transportín, suciedad a montones acumulada por la grasa en la cadena, en los piñones, cables cortados por el roce con partes de la bicicleta…

Lo que estoy haciendo es ponerla a punto, que no comprar todo nuevo y cambiarlo. Así que he desmontado, limpiado y estoy volviendo a montar. Y esta tarde me he entretenido cableando desde la dinamo hasta la lámpara y los dos conectores que llevo del Zzing. Al final me ha quedado una chapuza, no os voy a engañar. Y no sé cómo mejorarlo. He usado unos conectores FASTON que he tenido que aislar entre ellos para que no se tocaran y podéis imaginaros el montón de cables y conectores que hay ahí… sé que se tiene que poder hacer de forma curiosa.

Así que me he puesto a buscar y creo que tengo la solución. De la dinamo a la lámpara habrá un cableado directo y de los conectores de ésta sale otro cable hacia el guardabarros trasero. Esa parte se queda curiosa así sin más. Pero por otro lado me queda añadir los cables del Zzing. He pensado que voy a poner un cable nuevo que saldrá de la dinamo hacia el manillar y ahí voy a emplear un conector SUPERSEAL de dos vías desde el cual sacaré los cables hacia el manillar y hacia el sillín para cargar el Zzing.

big_ab7d741d340e47f0af475b08284c52d1$_35Espero que quede mucho mejor que lo que he hecho esta tarde y espero poder mostraros el resultado.





mastinox_de_carnegie

8 05 2015

A ver qué os cuento hoy… hace un tiempo, no mucho pero bastante, comencé a releer un libro que tenía pendiente releer de Dale Carnegie. Ahora está como otras tantas cosas en la vida, ahí, a la espera de tiempos mejores. La cuestión es que Dale Carnegie sentó precedentes con este libro a la hora de tratar con la gente e identificar los puntos más fuertes del individuo para conseguir una mejor comunicación y con ello alcanzar metas de forma efectiva. Lo escribió allá por los años 70 y aún hoy sigue siendo un referente en muchos ámbitos, desde el de lo social hasta el de los negocios. Y yo lo estoy leyendo de nuevo pero debo ser muy torpe. En fin… hace un tiempo en mi trabajo, leyendo una carta de trabajo de la tarea que tenía encomendada, quise encontrar una incongruencia. Y la encontré. Teníamos el hábito de añadir un producto a unos tornillos antes de instalarlos en el helicóptero. En la carta de trabajo, 65.41.403, no había, ni hay, ninguna referencia a que haya que añadir dicho producto, de forma que cuestioné el por qué se hacía. No recuerdo si entonces tuve alguna respuesta o no, pero ayer uno de mis jefes me la dio. Carta 65.00.301, Generalidades sobre transmisión trasera y metodología de trabajo, página 2 de 3, punto 5. Y lo dice bien claro: todos los materiales que sean no similares deben estar protegidos por Mastinox o equivalente.

mastinox.jpg

Conclusión, o conclusiones mejor dicho: Carnegie tenía razón, rodearse de gente que sabe más que uno es bueno y escuchar más y no querer tenter la razón también es lo bueno, y en mi caso además leer más. A todo esto, ya que estamos, solo por curiosidad, ¿para qué se utiliza este producto? Para prevenir la corrosión galvánica que puede tener lugar entre estos tornillos y los tramos en los que están instalados. La corrosión galvánica suele prevenirse instalando ánodos de sacrificio pero en casos como este en los que no es posible tenerlos, se emplean recubrimientos de este tipo. El Mastinox, además de ser cancerígeno, es resistente a muchos hidrocarburos y grasas y efectivamente, previene la corrosión galvánica a elevadas temperaturas lo que lo hace además de ideal, necesario. Así que respondida mi pregunta, en otra ocasión os vendré con otra pamplina.





los_torrentes

17 11 2013

Bienvenidos a Mallorca.

Sí, después de las divagaciones y la incertidumbre, elegimos Mallorca. Y después de tres meses de viajes, asuntos pendientes,  papeles por arreglar, buscando casa y haciéndonos con la nueva situación, ya estamos aquí.

Hay muchas cosas que queremos seguir cambiando, pero ya estamos aquí.

En las más de 800 entradas de este blog apenas he  hablado nunca de mi trabajo y muchas cosas han cambiado desde aquellos comienzos. Ahora yo en el trabajo tengo por delante los nuevos HD19; vale, no tienen nada de nuevos pero sí que son un nuevo reto para mí. Quizás hasta que lleguen los HD21 o incluso el de verdad nuevo NH90… nunca se sabe aunque tal y como están las cosas con la crisis es posible que yo no los vea.

La cuestión es que resulta apasionante el mantenimiento de estas aeronaves. Jamás me imaginé que algún día podría llegar a desmontar un helicóptero; es mucho mejor que pilotarlo porque después hay que volverlo a montar y dejarlo apto para el vuelo. Y esto es sólo el principio, que aún no me entero de nada.

A día de hoy, a parte de tareas básicas de mantenimiento, estoy intentando hacerme con la BTP.

Por otro lado, ya estamos instalados en Mallorca; ha sido una llegada un tanto escabrosa sin saber a dónde ir y con muchos inconvenientes a la hora de coger piso pero bueno, como digo, ya estamos instalados en él, con muchas cosillas pendientes, pero ya instalados. Poquito a poco todo marcha.

Ella, Anna, se va unos días a Polonia; tiene que ir a las clases presenciales del máster que está haciendo. Imagino que ya podremos ir haciéndonos con las rutinas de trabajo, que hasta ahora, desde antes de verano, con la mudanza de León a Murcia, arreglando el piso de Murcia y después de Murcia a Mallorca, hemos ido a trompicones con casi todo.

Pues lo que está haciendo es un máster de inglés para extranjeros a distancia a través de la Academia Humanístico Económica de Łódź; pero hay un tanto por ciento de clases que son presenciales. Y lo exámenes también. Así que nos esperan un par de años de viajes a Polonia más o menos continuados.Y yendo a otra cosa, resulta que ayer fuimos a andar un poquillo y nos acercamos con la intención de pasar por Orient, al Salt del Freu. No había agua aunque ha estado lloviendo estos días. Dicen que para enero quizás porque están siendo muy flojas las lluvias hasta ahora. Os cuento. Orient es un pueblecito que está en la sierra de la Tramuntana, a unos 10 kilómetros al norte de Bunyola. Es pequeño, coqueto y perdido entre montes pero tiene dos restaurantes y dos hoteles rurales que tienen pinta de ser una delicia para los sentidos.

Por Orient pasa un torrente, el Torrent d’Orient, y a unos dos kilómetros del pueblo, torrente abajo hay unas cataratas. El lugar es precioso, quedan restos de lo que quizás fuera un molino, y sin lugar a duda no tiene nada que ver con lo que me esperaba de la isla cuando pensé en venir aquí. Seguimos una pequeña marcha que vimos en Wikilok y acabamos en Orient.

Así pues aquí estamos. El resultado de una andadura que empecé hace tres años y que ya llega a su fin con la intención de dejar paso a una nueva.

Intentaré seguir descubriendo Mallorca y compartiéndolo con todos.








A %d blogueros les gusta esto: