ayuda_contra_el_cancer

8 06 2012

Hace unos días os comentaba que existía la posibilidad de participar en una carrera de relevos para colaborar con AECC.

Es una carrera, os refresco la memoria, de relevos desde León hasta Santiago a la que nos hemos inscrito. Todo el dinero recaudado va destinado, íntegramente, a la Asociación Española de lucha Contra el Cáncer. El objetivo es reunir 10000€, 200€ por cada correrdor que se inscribe.

Sin duda parece que es una idea fabulosa a la que os invito a participar. Es conmovedor y emocionante que se haga algo así, el Camino de Santiago con un añadido emocional extraordinario.

Por pequeña que sea la aportación será importante para la labor de lucha contra el cáncer. La cuenta de la AECC en La Caixa es la siguiente 2100 1598 88 0200005195. Índicad también el equipo o el corredor a través del cual queréis que se haga vuestra aportación.





de_ruta_por_la_peninsula

3 06 2012

Poquito a poco se acerca el día; yo estoy cada vez más emocionado.

En poquito más de un mes si todo sale bien estaré en marcha, sin internet, sin música, a solas conmigo mismo pedaleando, parando a comer cuando me de la gana, que no lo que me de la gana, durmiendo en el suelo, en una playa o en algún claro de algún bosquecillo, donde pille, con el sol por despertador cada mañana, el mar, pueblos, ciudades, gentes que descubrir y conocer, amigos y conocidos con los que encontrarme… averías e imprevistos que seguro habrá y malos momentos sé que también los habrá pero también sé que merecen la pena y mucho.

Así que he empezado a subir las etapas para que quien quiera pues pueda consultarlas. Insisto una vez más en que sólo son para estimar cómo será el viaje porque luego siempre ocurre otra cosa, tomas otro camino o te detienes en un pueblo sin más. Bueno, pues eso, que las estoy subiendo aquí a través de BikeMap.net. La serie se llama IBÉRICA y no Heracles como pensé al principio únicamente para que no haya confusión en el caso de quien ande buscando los mapas a través de los buscadores y se sepa enseguida a qué se refiere. Ruta Ibérica es bastante descriptivo de lo que es en sí misma, ¿no?… aquí está:

No me digáis que no es emocionante… a mí me tiene loco sólo pensarlo.

En fin, ya iré subiendo más etapas estos días.





a_Santiago_contra_el_cáncer

28 05 2012

Veréis, se me ha planteado intentar hacer esta carrera; os comento porque creo que es muy interesante:

Se trata de una iniciativa que la Escuela del Corredor ULE El Chorco pone en marcha y que actualmente cuenta con el apoyo de La Caixa y evidentemente de la Asociación Española Contra el Cáncer. Se presentó hace apenas unos días así que el proyecto ya está en marcha. (Ver la noticia en La Crónica de León)

   

Según dicen en la web del evento, todos podemos hacer algo más para apoyar la lucha contra el cáncer. Nuestra particular manera de cubrir el Camino de Santiago es una manera de recaudar dinero y, sobre todo, de conmover las conciencias. Nuestro lema: “Correr es vivir contra el cáncer”

Y así es como se ha planteado una carrera que ya es de por sí emocionante. Cuando tuve noticias de la primera edición en octubre de 2011 me conmovió la idea; entonces no fue más que una primera toma de contacto para ver o estudiar la viabilidad de una carrera de este calibre con más corredores y ahora es una realidad que está a punto de cambiar las vidas de mucha gente.

Las de los participantes por un lado. La emoción de correr, el sacrificio, cada kilómetro recorrido, el ánimo que te infunde el compañero o el apoyo que le brindas en esa subida imposible, el aire en tu cara mientras tus piés te llevan hacia esa meta, el equipo de relevo y la emoción de ese fugaz encuentro, la expectación de la gente a tu paso, cada pueblo, cada flecha amarilla, todo esto se suma inexorablemente a la magia y la embriaguez en la que te sumerge el Camino de Santiago, su espiritualidad y su historia, y a la recompensa que en este caso no es otra que saber que has formado parte de esa lucha silenciosa y prolongada, cómplice y burlona, repleta de esperanza, de orgullo y satisfacción que tanta gente libra a diario contra el cáncer, un mano a mano todos juntos.

Y por otro lado las de todas aquellas personas a las que la vida de alguna manera les ha brindado un cara a cara con la enfermedad. Bien pacientes, familiares o voluntarios que día a día lidian unidos por la esperanza de una vida mejor y desde luego mucho más humana. Digo que cambiará sus vidas porque detrás de todo lo que se pueda recaudar podrán ver el rostro de todas esas personas que unidas abrazan el compromiso y la ilusión de intentar cambiar las cosas, convertirlas en mejores y sobretodo compartirlas.

Por eso es por lo que en cuanto supe de esta carrera me ilusionó más que ninguna otra cosa y estoy seguro de que cualquiera que esté leyendo esto y eche un vistazo al blog de la carrera sentirá poco menos que una tentación irrefrenable de salir corriendo ya mismo.

Bien, pues como habéis visto, para poder hacer esa aportación a la AECC, cada corredor debe contribuir con 200€. Y aquí es donde yo os pido vuestro apoyo. Cada donación o aportación irá acompañada, aquel que lo desee, de su correspondiente reconocimiento en la web de la cita. Creo que no es difícil, y espero que no lo sea, alcanzar esta cantidad que estará destinada íntegramente a la AECC. Los corredores ya disponemos de soporte logístico y pernoctaciones gracias a la colaboración de empresas y patrocinadores que ya han cubierto estos aspectos de la carrera.

Ahora sólo me falta tu apoyo. ¡El 29 de junio todos, tú también, corremos contra el cáncer!

Por favor, no dudéis en contactar conmigo a través del email pedroaguera@gmail.com o teléfono 620150898 para conocer más detalles sobre cómo realizar las aportaciones además de las ventajas fiscales que estas ofrecen.





disCamino_y_el_Camino_de_los_Sentidos

3 03 2012

En el año 2009 Javier acompañó a Gerardo en su primer Camino de Santiago desde Roncesvalles. Tardaron 12 días en recorrer el Camino Francés en un triciclo adaptado para ambos haciendo historia. Digo que hicieron historia porque Gerardo es sordociego. Efectivamente, no ve y no oye y necesita el apoyo contínuo de quienes le rodean y ahí está Javier. Ambos hicieron el Camino de Santiago dejando una huella asombrosa. Cuando conocí su proyecto personalmente me quedé impresionado y admirado. Es de una magnitud colosal.

Desde entonces, en estos dos años, han continuado con su aventura personal convirtiéndola en un referente de valores que inspira a muchísima gente. Han recorrido el Camino del Norte y han viajado con la Bicicleta de la Esperanza desde Madrid hasta Santiago en compañía de Juan Sebastian.

El proyecto que tenían para este año 2012 era hacer el Camino de Levante, sin embargo ha habido un cambio de planes y el Camino de los Sentidos en esta ocasión se cruza con DisCamino.

DisCamino es un proyecto que emprende Javier Luque con su hijo antonio que padece parálisis cerebral y se disponen a recorrer los 800kilómetros que separan Roncesvalles de Santiago de Compostela. Qué mejor que ir de la mano de Javier Pitillas para que definitivamente este tipo de proyectos adquieran la mayor relevancia posible, para que sirvan de inspiración y ayuden a tomar conciencia sobre las capacidades humanas que siempre están tan por encima de lo esperado. Así es como poco a poco, sin tenerlo planeado, el Camino de los Sentidos y DisCamino este año pedalean juntos.

Hace ya varios años circulaba un vídeo por Internet que me llamó la atención. Dick y Rick Hoyte, padre e hijo, participaban en una triatlón, una de las más de 1000 carreras de distintas modalidades que han completado desde la primera de 5 millas en 1977. Han cruzado los Estados Unidos a pie y en bicicleta recorriendo más de 6000 kilómetros y han participado en 6 IronMan Challenges. El vídeo en cuestión, como os decía, muestra una de estas pruebas y es emocionante, desde luego.

Yo creo que esto ya sentó el precedente para generaciones posteriores en las que hemos podido encontrar casos verdaderamente increíbles en los que se demuestra que las capacidades del hombre son infinitas y alentadoras.

Volviendo al Camino de los Sentidos, algo que me llamó mucho la atención fue que Gerardo hizo el Camino y Javier lo acompañaba, quiero decir que no empujan su silla o lo llevan en bicicleta. Y por otro lado Javier Pitillas: no es su padre, ni su hermano… es un amigo y puedo decir que desde mi punto de vista le da un significado a la palabra “amigo” único hasta el punto que me cuesta creerlo a veces cuando pienso en ello. ¿Amor?, ¿Compromiso?, ¿Voluntad?, ¿Ilusión?… no puedo hacerme a la idea de en que magnitud puede llegar a sentir Pitillas cualquiera de esos valores o emociones. Me causa admiración.

Así que visto esto, ya sé que el día uno de julio llegarán, si todo ha ido bien, aquí en León y a mí me gustaría verles.

En el texto de esta entrada hay enlaces a las páginas y blogs que tienen. Os digo esto porque además del itinerario, información sobre asociaciones y proyectos que están relacionados, hay un apartado en el que se pueden comprar kilómetros, monumentos o ciudades y lugares especiales del Camino para ayudarles a llevar a hacer realidad este sueño. Echádle un vistazo, os gustará.

Nada pues, que nos vemos el uno de julio, ¡Buen Camino!





bienvenido_a_casa

3 03 2012

Acaban de salir de la Oficina del Peregrino con sus Credenciales Compostelanas, se miran y sonríen al darse cuenta de que no pueden parar, el Camino aún no ha terminado.

Cuando vine aquí en septiembre se me pasó por la cabeza que me gustaría vivir en León, en la ciudad. No era más que una intención. En septiembre no me preocupé mucho por eso, trataba de adaptarme a lo que había a mi alrededor y ya había decidido dejar eso a un lado para más adelante.

Antes de Navidad, paseando por el centro de León, ví un piso que me gustaba: estaba justo detrás de la Catedral. Tardé en decidirme y cuando por fin quise cogerlo lo habían alquilado. Suele ocurrir en la vida… esperas y los trenes se marchan aunque tal vez con algún fin porque poco después cuando fui a una inmobiliaria a preguntar me enseñaron un piso en la misma calle Ancha. Ya lo había visto y ni pregunté por él porque creía que se quedaba fuera de todas mis posibilidades.

Por cosas que uno no se imagina, o yo al menos no me lo imaginaba, pude manejarlo de forma que me hice con él. Era un último piso, un tercero con balcones que daban la calle Ancha completamente vacio, no había ni una escoba, bueno, por no haber no había ni agua ni luz, pero desde él se ve toda la calle Ancha, la Casa Botines, el Palacio de los Guzmanes y la Catedral de León. Me dejó prendado así que gasté todo el mes de enero en arreglarlo todo, en limpiarlo a fondo, en arreglar cosillas que no me gustaban y en comprar y poner muebles hasta dejarlo a mi gusto por fin.

Lo curioso de todo es que ni en Murcia ni en Cartagena he sentido las casas como mías en todos estos años, es más, he tenido siempre la sensación de que estaba de paso. Y resulta que ahora aquí me siento mejor que nunca. Es una sensación asombrosa, deliciosa y desde luego acogedora.

Ahora estoy viendo The Way. Los que me conocen jamás imaginarían que diría algo así porque siempre me ha gustado estar en la calle, caminar, mirar, ir a un bar a tomar un cafetillo o cualquier cosa para retrasar la hora de llegar a casa. Y como os digo, ahora estoy en casa, he cenado y viendo una película… me resulta extraño.

the Way, hablando de todo un poco, es una película de Martin Sheen que se estrenó en el 2010, justo después de mi Camino de Santiago, el que cambió toda mi vida y aún a día de hoy sigue cambiándola.

En este momento el gitano, Ismael, le acaba de dar la mochila que su hijo le quitó la jornada anterior a Tom Avery, suena ThankYouIndia de Alanis Morrissette y pienso que no me cansaré nunca de ver esta película. No sé cuántas veces volveré a hacer el Camino durante el resto de mi vida, pero de lo que estoy seguro es de que cada una de ellas será diferente, increíblemente especial y necesaria, sin duda.

En fin, hacía muchos meses que no me sentaba tranquilamente a escribir y a dedicarme un ratillo. Ya va llegando el momento. Y dentro de un ratillo, en cuando vengan estos, nos vamos a tomar unos vinitos por el Romántico.





inspiraciones

22 10 2011

Este año probablemente pueda disfrutar de más vacaciones que otros. Y puede que mi cuñado, con esto de que estará en España, también.

Se nos pasó por la cabeza ir a Groenlandia, en bicicleta y en canoa. Ahí está la cosa. El tema es que Islandia se está barajando también como una alternativa relevante.

Mirad esto primero…

Es bonito, ¿verdad? Y dan ganas de ir, ¿a que sí?. Bueno, este vídeo es parte de un programa islandés orientado a reactivar la economía fomentando, entre otras cosas, el turismo. Para ello emplean muchos recursos, podéis visitar INSPIREDBYICELAND para deleitaros, promocionando la cultura esencialmente, intentando vender además ‘calidad de vida’.

Islandia tiene más de 13000 kilómetros de carreteras, no todas son asfaltadas. Sin embargo, la que nos interesa principalmente es la ‘Ring Road’ o ‘Route 1’, la que da la vuelta a toda la isla. Tiene unos 1300 kilómetros de longitud; lo bueno es que de ella salen otras muchas hacia el interior y esto así ofrece muchísimas posibilidades a la hora de redefinir la ruta en base a las circunstancias.

A parte de Cabo Norte, ahora mismo es una de las rutas que más me apetece hacer. Por supuesto el resto de Europa, Canadá y Alaska, pero supongo que habrá que esperar para eso.

Y bueno, repetir el Camino de Santiago sería algo estupendo, no sé. El otro día vi un vídeo del Camino que hizo gringito95. Es un vídeo cuya composición me gusta mucho. A parte de que consiguió grabar muchísimos recursos, lo maquetó de forma que le quedó de lujo, tanto que dan ganas de ir apenas verlo.

Así que, con todo esto, poquito a poco iremos dando forma a estas ideas que se nos pasan por la cabeza, preparando cosillas e intentaré teneros al corriente de todos los preparativos, como cuando el Camino de Santiago desde Alemania, Jakobusweg.

 

 





ajustes_de_bici_para_el_camino

30 07 2011

Ya sabéis que estos días he estado tanteando cosillas para poner las bicis a punto con vistas al Camino de Santiago.

Bien, pues os comento… en realidad es poco más a parte de limpiarlas y algunos ajustes. Empiezo con la Orbea Toubkal, la que llevará Fran.

El otro día se quedó sin frenos. Pensé que se habían ido las pastillas y bueno, a comprar nuevas. Resulta que no hay, que la Toubkal lleva una pinza Zoom cuyas pastillas no son frecuentes. Así que me aconsejaron cambiar la pinza por una Shimano cuyos recambios estaban más extendidos. Esto fue en Ciclos Currá, ya sabéis, ahí, sí… y tengo que decir que me sentí ‘asesorado’. Parece que entienden de frenos de disco, vaya. El caso es que tengo que darle un punto al chaval que me atendió, bueno, fueron dos, a ambos. Se han ganado una próxima visita.

         

Volviendo a la bici… resulta que las pinzas Shimano M416, mecánicas, nuevas cuestan unos 60€, la pareja. Y las pastillas de las Zoom, que no las tenían pero las podían pedir, costaban unos 20€ cada pareja, que no es poco para cómo son. El caso es que me fui sin una cosa ni otra dándole vueltas a la cosa. Resulta que una vez en casa encontré una web en la que me vendían 4 pares por 20€, muy baratillos, y me los he tanteado. Ahora bien, como las pastillas no estaban gastadas pensé que habría algún otro problema por el cual la bici no frenaba así que primero lavar la bici, me la he llevado a Belmonte y la he quitado toda la tierra que llevaba. Y una vez limpia, a trabajar con ella. Desmonté las pinzas y puse el modo ‘autodidacta’ en marcha hasta que ví cómo funcionaban y qué reglajes se les pueden hacer para intentar mejorar la calidad de la frenada y su eficacia. Vamos por pasos: las pastillas van dentro de la pinza, una enfrentada a la otra, evidentemente, y se fijan a esta mediante imanes que hay en cada una de las caras internas de la pinza. Para retirarlas hay que quitar el tornillo de uno de los laterales de la pinza en cuyo interior se apoya la zapatilla. Por ahí han de salir las dos, ladeándolas, etc. No es como en los bombines hidráulicos que se sacan por la ranura del disco.

Bien, seguimos. En teoría se ponen las pastillas nuevas, yo lavé estas con agua clara, sin ninguna clase de detergentes, y las coloqué de nuevo. Bien, ahora veréis las fotos y os voy explicando cómo se ajustan:

Por un lado tenemos el tornillo interior, sobre el que se apoya una de las pastillas que no se mueve, permanece inmóvil cuando frenamos: es la otra pastilla la que se acerca al disco presionándolo y haciéndolo flexionar hasta hacer tope con la opuesta. Por tanto, entenderéis que esta pastilla que permanece inmóvil debe estar lo más próxima al disco posible para evitar que éste se flexione más de lo adecuado. Esto se hace usando el mismo tornillo que hemos quitado para sacar las pastillas; veréis que cuanto más apretamos, más se acerca al disco.

Para evitar desajustes veréis que en uno de los laterales de su rosca hay un pequeño tornillo #allen que podéis apretar de forma que muerde la rosca e impide que se afloje.

Seguimos. Una vez que hemos puesto la rueda pasamos a los siguientes ajustes. Hay un tensor en el manillar, en la maneta del freno, y hay otro en la propia pinza de freno, justo dónde llega cable. Sirven para regular la tensión del cable, para compensar las pérdidas de grosor de las pastillas sobre la marcha.

Yo los he dejado así, al mínimo de forma que conforme vayan desgastándose pastillas podré ir tensando el cable. Para ello no tendré más que ‘aflojar’ uno u otro tensor y emplearemos la contratuerca para evitar que retroceda o varíe.

Y por otro lado tenemos la palanca de freno. Veréis, esta acciona el eje de la pinza de freno cuya cabeza es de forma hexagonal y encaja en un hueco hembrado que tiene la palanca. Según en que posición se encuentre, habrá más o menos recorrido de la misma. En principio está como véis en esta foto:

Si os fijáis está en posición horizontal y su recorrido hasta llegar al tope es de apenas dos centímetros de cable. ¿Qué ocurre? Que quiero que haya más recorrido para poder acercar más las pastillas a los discos y disponer aún de recorrido suficiente para realizar la frenada. Para ello quitamos el tornillo del eje y giramos la palanca hasta la siguiente muesca, os recuerdo que su interior es hexagonal y casa con el del eje, hasta dejarla en esta posición que como véis es casi opuesta al tope.

Ahora tan sólo queda colocar de nuevo el tornillo y fijar el cable a la presilla una vez que hayamos encontrado la posicíon correcta acercando las pastillas al disco. Váis girando la palanca, como si estuviérais frenando, hasta que creáis conveniente según os guste el tacto de la frenada y apretáis la presilla con el cable tensado. Al final de este proceso quedan unos 5 centímetros de recorrido de cable que sí son más que suficientes para responder a nuestras demandas.

En la rueda delantera haré lo mismo con la observación de que hay que soltar la pinza de la horquilla porque la palanca tropieza con ese tornillo al girarla. El proceso es el mismo como os decía, después la volvemos a fijar a la horquilla.

Desspués le he engrasado la cadena. Para ello usamos aceite específico, no vale el de cocinar, y lo echamos a la cadena por la parte interior de esta. ¿Cómo? Pues echándolo por encima del tramo de cadena que pasa por abajo, que vuelve hacia el pedalier y no en la parte superior que va hacia los piñones.

Hay que echar la cantidad justa, no excederse ya que todo el aceite que haya en exceso pasará de lubricar a atrapar tierra y polvo a mansalva. Veréis que la parte de la cadena que debe estar engrasada o mejor dicho lubricada porque grasa no lleva, es su interior, los pasadores y sus casquillos. Mirad la foto siguiente, no sé si podéis apreciar lo que os comento:

A la Giant sólo le he limpiado los ejes de los frenos que son V-Brake y tensado los muelles.

Véis que sólo hay que quitar el tornillo, limpiar y engrasar, con aceite especial para eso, no vale el de la cadena. He aprovechado para ajustar las pastillas de los frenos delanteros, estos que véis:

Las de atrás no tengo que volver a ajustarlas, puedo cambiar las pastillas únicamente sacando las gomas sin tener que tocar los ajustes, mucho más cómodo evidentemente. Son las KoolStop TecTonic de tres componentes, una maravilla oígan.

Después he cambiado un cableado que no tenía bien para poder cargar el Zzing atrás, bajo el sillín. Al final veréis las fotografías y las comento.

Bueno a ver, mirad, esta es la Orbea Toubkal a la que, con vistas al Camino, le he puesto algunas cosillas:

Una luz delantera y otra trasera. Las compré en eBay muy baratas, creo que 5€ las dos. Más adelante le pondré una buena luz delante y otra atrás, de Sigma que me gustan o una B&M atrás sustituyendo al catadióptrico del transportín.

También le he puesto un transportín al que le he acoplado mis alforjas delanteras, las que llevaba yo en la otra bicicleta. Al principio giraba en torno a la tija del sillín. Para solucionarlo lo que he hecho, siguiendo el consejo del Foro Bicigrino, he interpuesto una tira de goma gruesa para que friccione y evitar así el contacto directo de la abrazadera con la tija. Funciona perfecto.

En la parte de atrás del transportín he puesto un catadióptrico. Acabaré cambiándolo por una luz, una Busch und Müller de baterías. Aquí podéis ver las alforjas. Arriba ya sabéis que llevan sus dos pinzas y la que hay abajo viene perfecta a pesar de que el transportín es pequeño. Os recuerdo que son las Ortlieb Front-Roller Classic.

He puesto unos calas, en realidad compré también en eBay los pedales tal cual los véis, con los calas; creo que la chica los quitó porque puso automáticos en su bici y se los compré por 4€; hacen su papel.

Y he cambiado el cuentakilómetros, lo he colocado en un lado para dejar espacio para la bolsa. El cableado también lo he cambiado porque iba haciendo espiral alrededor del cable de freno y no me gusta. He usado algunas abrazaderas para que vayan juntos y no se quede suelto. Creo que es una cuestión de gustos simplemente.

Bien, esta es la bicicleta lista para el Camino:

Ahora voy con la Giant. Esta es la mía primera, la habéis visto en mis travesías. Bueno, la he lavado un poquito la cara aunque se le notan bastante los kilómetros. En fin, a ver…

Lo fundamental es que he cambiado como os contaba antes el cableado para llevar corriente de la dinamo a la parte de atrás para el Zzing. En principio conecté a la lámpara delantera pero resulta que las salidas que tiene la B&M Lumotec OvalSenso están por debajo del interruptor y del sensor con lo que era imprescindible que la luz estuviera encendida para obtener corriente de ahí. Hoy lo he cambiado. De momento he enganchado al cable del Zzing que va al manillar. Me gustaria cubrir los empalmes con funda termoretráctil para protegerlos, tarea que se queda pendiente.

Estos cables los he pasado por dentro del cuadro junto a los que van hacia los guardabarros traseros para la lámpara de atrás, y los he sacado justo debajo del pedalier llevándolos hacia arriba, hacia el sillín donde está el soporte Rixen&Kaul que es un KLICKfix para sillín en el que puedo colgar el Zzing. Aquí tenéis las fotos:

Los cables pasan por el cuadro,

EL que acabo de instalar sube hasta la parte superior de la tija para conectar el Zzing,

Y los otros le dan corriente al circuíto del guardabarros, está integrado en él para que no haya cables susceptibles de ser enganchados por el neumático, para la luz de atrás,

Una novedad que llevo ahora en la bicicleta son las cámaras con válvula Dunlop. Os cuento: la válvula Dunlop tiene el cuerpo de la válvula Americana o Schrader pero tiene un terminal que sujeta el obús y cuya terminación es del tipo de la válvula Francesa o Presta. Es lo mejor, veréis. No necesitamos pulsarla como ocurre con las americanas cuyas bombas tienen un pulsador que abre el obús. Quitando el terminal la cámara se desinfla del todo rápidamente sin quedar presión residual en el interior. Y lo mejor, a la hora de inflarla con la bomba francesa, el terminal, por su forma, hace de tope y evita que se cuele toda la válvula en la bomba como ocurre con las francesas, que es una verdadera incomodidad. A mí me convenció la primera vez que la usé, sin dudarlo y os la recomiendo. Igual que a la francesa, se la puede colocar un adaptador de válvulas americanas para si quieres darle aire en una gasolinera, etc.

A parte de lavarla y arreglar este cableado, en realidad a esta no le he hecho más; como decía, únicamente he limpiado los frenos y ajustado las pastillas de los de alante y he engrasado la cadena. Va de lujo, no necesita nada. Sí que he limpiado los espejos por dentro pero vamos, nada importante. No recuerdo si os los enseñé en su día pero bueno, van incluídos dentro de las mancuernas: estas son más grandes que las habituales, claro, y dentro llevan una combinación de tres espejos para a través de ellas ver lo que tenemos detrás. Este es un detalle de una de ella:

Esta es la bicicleta lista para el viaje a falta de las alforjas de atrás, las delanteras están en la Orbea:

Ya están las bicicletas listas para hacer el Camino, que creo que será desde Palencia hasta Santiago. Tengo intención de empezar a pedalear el día 20 de agosto y de llegar a Santiago el sábado siguiente, el 27 de agosto. A ver si va todo bien.

Si necesitáis alguna cosilla ya me comentáis. Un saludo.








A %d blogueros les gusta esto: